En la industria de salud, la inteligencia artificial revoluciona el funcionamiento de algunos dispositivos médicos y se convierte cada día en una herramienta más fuerte para la praxis médica.

¿Cómo se puede llegar a más consumidores en un país como China, que cuenta con 1.386 millones de habitantes y donde KFC tiene solo 5.800 tiendas? Fue la pregunta que resolvió Isobar en China al desarrollar una experiencia de ‘Me-Commerce’, que permitió a los consumidores chinos abrir sus propias tiendas KFC y vender pollo en nombre de la marca.

Es con este tipo de soluciones que funciona la economía compartida, uno de los modelos de venta más innovadores y efectivos en la actualidad. “En 2020, las marcas aprovecharán la poderosa influencia de amigos y familiares para aumentar sus ventas entre pares, particularmente entre la generación milenio, que representa el 70% de quienes están influenciados por las recomendaciones de sus pares en las decisiones de compra”, afirma Juan Camilo Suárez, Co-CEO Chef An Isobar Company en Colombia.

La estrategia y campaña “Pocket Store” que Isobar creó para KFC en China ganó Gold en la categoría Comercio en Cannes Lyon. “Pocket Store” fue diseñado para WeChat, el equivalente Chino a la aplicación de Facebook WhatsApp, donde cualquier persona con un teléfono podría abrir, diseñar y compartir su tienda, convirtiendo a los clientes de la marca KFC en propietarios de ésta con promociones y descuentos tanto para el vendedor como para el comprador. Demostrando un apetito por este tipo de modelo minorista, se abrieron 560.000 tiendas “Pocket Store” el primer día y KFC vendió USD$1 millón en 24 horas. A través de la iniciativa, el total de tiendas de KFC aumentó 345 veces, lo que ilustra el potencial significativo del modelo.

Aunque los resultados sean contundentes como en el caso anterior, para algunas marcas globales puede resultar más difícil generar lealtad por parte de sus clientes. Sin embargo, es posible que el éxito esté al alcance de todos: gracias a las redes sociales.

“En Colombia se viene avanzando rápidamente en la definición e implementación de e-commerce como canal con crecimiento importante para las distintas industrias. Ahora vemos una evolución hacia ecosistemas de comercio donde las empresas se concentran en la experiencia de los diferentes puntos de contacto de manera eficiente, escalable y en tiempo real. La capacidad de definir audiencias para personalizar experiencias, desacoplar contenidos y productos para llevarlos a cualquier canal y tener capacidades de micro-experimentación, son claves en la evolución de los próximos años para en nuestro país”,agregó Suárez.

Según el informe de Isobar “La Humanidad Aumentada”, a principios de este año Instagram reveló que 130 millones de personas al mes hacen clic en las etiquetas de los productos en las publicaciones de compras. Para el mes de marzo presentó su función ‘Checkout’ en la aplicación, donde se invita a los usuarios a comprar y administrar compras directamente con las marcas en lugar de vincularlas a un sitio web externo. Y es que el uso de redes sociales como plataformas de promoción y venta de productos o servicios logra una interacción efectiva, casi de igual a igual, con un ambiente de confianza, cercanía e influencia.

La red social TikTok, por ejemplo, recientemente lanzó una nueva característica que permite a los usuarios comprar productos asociados con un Hashtag Challenge patrocinado sin salir de la aplicación. Una marca podría pedir a los usuarios que carguen un video de su camiseta favorita, lo etiqueten con #t-shirt de su campaña y permitirles que compren desde ese hashtag a través de una pestaña separada. Las posibilidades son infinitas, pero la clave del 2020 será transformar el comercio en torno al cliente.