La Asociación de Bares de Colombia (Asobares) se pronunció frente a las declaraciones del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, en la que anuncia ley seca para este viernes 22 de noviembre. La agremiación afirma que el comercio no debería verse afectado por las protestas que se vienen presentando en la ciudad desde el pasado jueves 21 de noviembre.

Adriana plata, directora ejecutiva de Asobares, afirma que la situación para los establecimientos es muy preocupante, pues este era un fin de semana para recuperar pérdidas que se han tenido a lo largo del último semestre. “Un bar depende 100 % de sus ingresos de ventas de jueves, viernes y sábados, perder un día ya es grave, ahora perder dos y más un viernes es bastante preocupante”, comenta la directiva.

De igual forma, Plata asegura que es válida la posición de la administración frente a los problemas de orden público que se están presentando en la ciudad. “La prioridad es completamente válida, es la garantía a la vida y a la seguridad colectiva”, enfatiza.

Pero, ello no disminuye la preocupación de la asociación, pues las pérdidas causadas por los dos días de manifestaciones podrían ascender a unos 63 mil millones de pesos, según afirmaciones de la directiva.