En un proceso de limpieza convencional, las esponjillas de cocina otorgan poder de abrasión, un elemento esencial para eliminar cualquier rastro de suciedad. Sin embargo, al ser el elemento menos costoso utilizado durante la higienización —en comparación con el tiempo empleado por hombre y los productos químicos—, su selección se hace sin mayor cuidado y se desperdicia su verdadero potencial.

De acuerdo con Mauricio Montoya, ingeniero de aplicaciones técnicas de 3M, “las esponjillas pueden marcar la diferencia cuando una superficie queda bien limpia, de manera rápida y sin dañarla”. Allí radica la importancia de escoger una esponja que responda ante los requerimientos de limpieza de un utensilio o equipo en particular.

“Cada esponjilla fue diseñada para un uso, no es que sean completamente restrictivas, obviamente las esponjillas son por norma general multisuperficies, pero algunas se van a comportar de mejor manera en un lado, que en el otro”, explicó Montoya.

Por ejemplo, contrario a lo que la mayoría de las personas creen, una esponjilla verde y una negra —o gris— tienen la misma capacidad de limpieza. Sin embargo, una negra, que fue diseñada para superficies difíciles de limpiar, ofrece mayor durabilidad cuando se debe asear una parrilla diariamente, en comparación con la verde tradicional.

Otra ventaja de utilizar una esponjilla especializada es la reducción en el tiempo empleado durante la limpieza. El personal encargado podrá ocuparse de nuevas tareas, pues la higienización de los utensilios de cocina se vuelve más sencilla al contar con un producto que no afectará su funcionalidad y que dejará la superficie como nueva.

Asimismo, a la hora de escoger una esponjilla para su cocina, es importante conocer los materiales de fabricación del producto. Según Montoya, “no todas las esponjillas se fabrican con los mismos materiales o de la misma manera, hay esponjillas que no son las más apropiadas para ser usadas en restaurantes porque, por ejemplo, contienen metal, un elemento que puede contaminar los alimentos y, en últimas, provocar problemas de salud”.

Cabe anotar que no todas las esponjillas incluyen materiales que al entrar en contacto con alimentos garantizan la seguridad del consumidor. En este punto la recomendación es buscar productos para la limpieza que cuenten con certificaciones que respalden su utilización en la industria de alimentos, como, por ejemplo, la certificación HACCP.

También le puede interesar: Mejores prácticas para limpiar la plancha de su restaurante

Las esponjas para cocina evolucionaron

En el mercado existen esponjillas especializadas —para trabajo general, pesado o delicado— que ofrecen versatilidad a la hora de la limpieza. Por ejemplo, lavar una copa de cristal requiere de una esponjilla para trabajo delicado, sin embargo, en ocasiones se requiere una capacidad de abrasión mayor, pero que no afecte a la superficie. Por ello existen las esponjillas duales, una solución que atiende una misma superficie que presenta diferentes niveles de suciedad.

“Básicamente con tres esponjillas diferentes yo puedo cubrir todo el rango de limpieza de mi restaurante, asegurando que no estoy dañando las superficies, pero que estoy siendo supremamente eficiente a la hora de hacer mi trabajo de limpieza”, finalizó el ingeniero Montoya.

Scotch Brite Profesional, de 3M, ofrece esponjillas para cocina que han sido optimizadas con tecnología de punta para facilitar la limpieza de su cocina y cuidar de sus utensilios. 

Si está interesado en conocer el catálogo de productos del proveedor, por favor diligencie el siguiente formulario: