Existen cadenas de restauración en las que las salsas no sólo es un aliado poderoso, sino que se ha convertido en un valor añadido dentro de sus platos.

¿Cómo ha de ser una buena salsa?

Una salsa debe resaltar y enriquecer el producto que acompaña y no convertirse en protagonista, no enmascarar el plato, aunque a veces pueden compartir el protagonismo: sólo hay que ver la tapa que no pasa de moda.

Todas las salsas tienen un origen y nacieron pensadas para alguna preparación concreta, pero si algo nos ha enseñado la cocina moderna es que debemos abrir nuestra mente y probar, experimentar, que del fracaso se aprende tanto como del éxito.

La demanda de  nuevos productos que permitan a los profesionales de la cocina multiplicar la variedad de su oferta con platos, sanos, sabrosos, fáciles de preparar y con una inversión muy reducida, ha dado paso a  que mejorar la experiencia del consumidor a partir del sabor, por eso no cualquier salsa puede dar resultados óptimos.

5 razones para elegir salsas especializadas

  1. Su composición permite que sean salsas muy versátiles en cocina con comportamientos estándares en frío y cocciones de altas temperaturas.
  2. Su acidez balanceada y textura son ideales para hacer preparaciones y combinaciones libres.
  3. Tienen mejores propiedades de conservación y de realce de sabor, color y textura natural.
  4. Su cuerpo permite fusionar varios ingredientes y desempeñarse perfectamente en recetas de alta cocina y tradicionales.
  5. Su composición es perfecta para usarse como aderezo directo en la mesa.

El verdadero sabor natural y la fórmula original de las salsas clásicas son la clave de un plato, Conservas del Casino y su línea Horeca cuenta con innovadores productos hechos a la medida de cada preparación. Si desea más información u obtener una cotización, diligencie el siguiente formulario.