Los empaques plásticos poseen múltiples ventajas, entre ellas la conservación de frutas y verduras. Factores como los microorganismos (bacterias del medio ambiente y parásitos propios de los alimentos), las enzimas presentes en los alimentos, la temperatura, la humedad, la luz y el oxígeno, producen la descomposición de los mismos, alterando las características físicas y químicas de sus nutrientes.

Sin embargo, los alimentos conservados de manera adecuada en empaques plásticos logran mantenerse frescos por más tiempo y preservar tanto su calidad nutritiva como sus propiedades organolépticas.

Además de estos beneficios, los empaques plásticos presentan un gran número de ventajas en su producción y transporte si se comparan con otros materiales. Son más amigables ambientalmente porque en su producción gastan menos agua y energía que otro tipo de empaques y ayudan a disminuir el calentamiento global al no tener que talar árboles para su fabricación.

Según PlasticsEurope, este material representa solo un 17 % del peso total del producto empacado, por lo que hace más fácil su transporte al necesitar un menor número de camiones para llevarlo hasta su destino y por ende, un menor consumo de combustible.

Pero esta es solo una de sus muchas ventajas, pues según Felipe Laverde, Gerente Comercial de Darnel, el uso de plásticos en mercados de frutas y verduras es beneficioso pues genera una barrera protectora que alarga la vida útil del producto. “Una verdura empacada en plástico puede durar hasta el doble, lo que significa que puede pasar más tiempo en la estantería y no tendrá que desecharse rápidamente, ayudando a contrarrestar el desperdicio de alimentos. Además, el uso de empaques plásticos impide que las personas estén en contacto directo con las frutas y verduras, evitando su rápida descomposición”.

Pérdida y desperdicio de alimentos

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), se estima que un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician, lo cual representa un mal uso de la mano de obra, del agua, de la energía, de la tierra y de otros recursos naturales que se utilizaron para producirlos.

Evitar que lo anterior suceda llevaría a un uso más eficiente de la tierra y a una mejor gestión de los recursos hídricos con impactos positivos en el cambio climático y en los medios de vida.

Pilar Romero, Jefe de Sostenibilidad de Darnel, evidencia algunas afirmaciones que son el resultado de investigaciones y observaciones realizadas con empaques plásticos:

  1. Una de sus mejores cualidades es la impermeabilidad, que está directamente relacionada con la protección contra la humedad.
  2. Son empaques flexibles que le aportan resistencia y estabilidad a las frutas y verduras.
  3. Son altamente higiénicos y le aportan seguridad al consumidor.
  4. Los empaques funcionan como aislante térmico (calor-frío), como en el caso del poliestireno expandido (icopor) que alarga la vida útil de las carnes empacadas en este material, pues mantiene la cadena de frío mejor que cualquier otra alternativa.
  5. Permiten que los alimentos lleguen al consumidor con sus cualidades y propiedades intactas.
  6. Tienen una superficie inerte que dificulta que frutas y verduras sean hábitat para microorganismos, hongos y bacterias.
  7. En el caso de empaques rígidos y resistentes, proporcionan protección del alimento durante el transporte y almacenamiento (evitando las averías y el desperdicio)

“La película de plástico puede mantener una hortaliza fresca durante 14 días. La fecha de caducidad de la carne de ternera se puede alargar de cinco a diez días, o incluso más, en caso de utilizar tecnologías como empaque al vacío”. Pilar Romero, Jefe de Sostenibilidad de Darnel.

En conclusión, las bondades nutricionales de las frutas y verduras pueden alterarse con facilidad porque son alimentos que requieren de ciertas pautas de manipulación y almacenamiento para garantizar que su color, textura y frescura se mantengan en buenas condiciones. Por eso, utilizar y empacar sus alimentos en contenedores especializados que prolongan su vida útil, evita que tenga que invertir en materiales adicionales para su correcto cuidado. Con empaques plásticos resistentes evitará, además, que sus productos se maltraten en la estantería y podrá apilarlos para optimizar espacio.

Darnel ofrece una amplia línea de empaques para frutas y verduras fabricados siempre pensando en la calidad y el cuidado del medioambiente. Para conocer más acerca de sus productos diligencie el siguiente formulario: