El pollo es una proteína presente en el menú básico para los restaurantes, pero ¿cómo elegir el perfecto?

Frescura, color y textura son apenas algunas de las características organolépticas de un pollo perfecto para que una preparación gastronómica salga bien, por lo que es importante controlar el proceso detrás de esta proteína: la trazabilidad de toda la cadena de suministro.

De tal manera que, el decisor de compras del restaurante debe tener en cuenta diferentes aspectos, tales como la procedencia de la proteína y la alimentación que el animal ha recibido, según explica el chef experto de la Clínica Colombia, Ángel Perez, a revista La Barra,

“Primero, la recomendación es escoger unas buenas granjas, lo que ayuda al crecimiento del pollo. Al conocer el proceso de crecimiento, de transformación y el sacrificio, usted puede hablar con propiedad de su producto y asegurar el resultado final”, dice Perez.

Controlar todas las propiedades

Es necesario que el comprador esté al tanto sobre lo que ingiere el ave, ya que esto definirá la composición, el sabor y, por consiguiente, el plato. “Saber el concentrado y las horas de alimentación de los animales ayuda a conocer si un pollo recibe buenos nutrientes”, agrega Perez.

Un proceso en el que una dieta balanceada de maíz amarillo, soya, sorgo, derivados del trigo, cebada y arroz podrían tener una buenos resultados. Sin embargo, adicional a la alimentación, los conocidos aditivos juegan un papel fundamental; en la actualidad, es preferible que el proveedor asegure una proteína libre de promotores de crecimiento —que tienen antibióticos como principio activo—, reemplazándolos por enzimas, probióticos y fitobióticos obtenidos de ciertas especies vegetales y, de esta manera, responder a la demanda actual de proteínas más sanas para los seres humanos.

“En un proveedor se debe buscar la buena calidad, un sabor de pollo semicriollo, en el que la textura de la pechuga sea firme y tierna, porque así estamos garantizando a nuestro cliente un alimento seguro e inocuo: si yo manejo desde un principio unas buenas materias primas, tendré un buen resultado al final”, afirma el chef.

Así, el chef no solo debe buscar buen color del pollo para sus preparaciones, sino, establecer el control adecuado en cada uno de los pasos de la cadena, de la mano del  proveedor, y encontrar soluciones que cumplan con los requisitos sanitarios y sus necesidades, ya sea en gramaje o tipo de esta carne blanca.

Pollos Eldorado es la primera empresa en vender esta proteína libre de promotores de crecimiento en Colombia. Los pollos se procesan todos los días en su planta en Duitama, la cual está certificada sin observaciones por el INVIMA bajo el decreto 1.500 y calificada como de tipo exportación. Allí se obtienen todas las presentaciones de su portafolio y las especiales que puntualmente requieran sus clientes para sus preparaciones. Si quiere saber más, llene el siguiente formulario: