Después de un año retador, de tener dudas acerca del futuro de los bares y restaurantes, de escuchar historias difíciles de amigos y colegas que perdieron sus inversiones o que tuvieron que cambiar sus modelos de negocio, pero sobre todo, luego de escuchar millones de veces la palabra “reinventarse”, tanto restaurantes como bares están en el juego nuevamente.

Sin embargo, el juego ha cambiado. Ya no solo se trata de hacer buena comida, o darle al comensal una experiencia inolvidable, sino que el consumidor basa sus decisiones de compra en algo trascendental y mucho más básico: su mirada está puesta en la bioseguridad.

El tema del año, quizás del siglo, ha dejado sus huellas en nuestra mente y la primera de ellas es el manejo de la limpieza y la percepción de la misma. De acuerdo con un estudio realizado por la revista Forbes, el futuro de los restaurantes y bares depende en gran medida de la percepción que la gente tenga de la limpieza.

Por tal motivo, actualmente los clientes tienen ciertas expectativas acerca del funcionamiento de los restaurantes. El primer punto claramente será la distribución, un lugar que se vea aglomerado, da una primera impresión de no ser seguro. Nadie quiere sentir que come codo a codo con alguien, por eso los restaurantes y bares tuvieron que disminuir su cantidad de mesas.

Incluso con una reapertura y vuelta a la “normalidad”, los negocios tienen que mantener una distribución más abierta, pues como advierte WGSN, el nuevo consumidor pos-pandemia es un consumidor consciente, que busca espacio, que “no quiere ser uno más”.

El segundo lugar claramente tiene que ver con la salud, lo más importante para el nuevo consumidor es el bienestar, por lo que su elección de un lugar frente a otro recae en cuál le brinda mayor seguridad. Se trata de pensar en cada elemento de bioseguridad y de ponerse en los zapatos del comensal que está preocupado por su salud.

De tal manera, si el mesero utiliza tapabocas de tela, la percepción del cliente es de menos cuidado, frente a alguien con tapabocas desechable. Lo mismo ocurre con lo relacionado a telas o toallas de baño, es preferible el uso de desechables que el manejo toallas de tela debido a que son menos propensas a un contagio.

Como industria necesitamos aliados que puedan brindarnos todas estas soluciones sin tener que buscar proveedor por proveedor. Por tal motivo, Sanitisu® Professional se convierte en la mano derecha que brinda soluciones higiénicas y de bioseguridad para restaurantes y bares, con un portafolio que no solo cubre las necesidades del negocio, sino que también profesa un discurso ecológico el cual será el futuro de las temáticas para los consumidores.

¿Desea conocer más sobre este aliado estratégico para tener las mejores soluciones en de bioseguridad en su establecimiento?, contáctelos, llenando el siguiente formulario: