En el canal Horeca la rentabilidad está directamente relacionada con uno de los insumos más costosos de la cocina: el aceite, el cual es un insumo muy perceptible para el consumidor. En un negocio de comidas rápidas por ejemplo, hay dos ingredientes clave: los cárnicos y las papas, anillos de cebolla o cualquier otro frito, y su calidad depende del aceite con el que han sido preparados y la técnica utilizada.

Sin embargo, existen varios problemas al elegir que pasan por la cabeza de todo cocinero y dueño de restaurante al momento de elegir el aceite ideal para sus preparaciones. Según Luis Fernando Méndez, asesor técnico de Industria de Sigra, uno de los principales dolores de cabeza es desconocer el tipo de aceite que requiere para sus preparaciones o procesos culinarios al interior de su negocio. Para contrarestar esto, él recomienda “buscar asesoría técnica con compañías como Sigra, para recibir capacitación técnica sobre los tipos de aceite, sus procesos de elaboración, garantía de calidad y ventajas y desventajas que ofrecen cada uno de ello con respecto al tipo de aplicación que requiere en su negocio o restaurante”.

Otro gran error es caer en la trampa de los ahorros a corto plazo, comprando aceites de origen desconocido, a granel y sin marca, ni registro Invima. “Para evitar esta situación se recomienda comprar el aceite a fabricantes reconocidos, verificar que el producto cumpla con las normas de rotulado alimenticio del Invima y tenga ficha técnica, revisar que el empaque del aceite esté sellado herméticamente, proporcionando calidad, confianza y seguridad. Es fundamental solicitar a su proveedor el certificado de calidad del aceite, preferir envases con características de seguridad en sus tapas, no entregar el aceite usado y los envases a operadores sin autorización para su manipulación, y no olvidar que lo barato sale caro”, cuenta Luis Fernando Méndez.

_____________________________________________________________

Frytol es un aceite ideal para freídos de alto rendimiento, una mezcla de oleína de palma y soya, naturalmente libre de grasas trans y cero colesterol. Permite que el negocio ofrezca a sus comensales productos freídos con textura crocante, baja absorción de grasa, que mantienen su sabor natural, color dorado y apariencia fresca. A la vez que rentabiliza sus operaciones de freído, en un mercado con cada vez mayor número de competidores, estas dos características permiten que el establecimiento se construya su diferenciación y una ventaja competitiva sostenible en el tiempo. Para más información ingrese sus datos a continuación: