En los últimos años, tanto la gastronomía colombiana como sus chefs han estado en tendencia gracias al gran diferencial y a la historia que el país entrega en cada uno de sus productos.

Colombia hoy está en tendencia debido al gran diferencial de sus sabores, su cultura y los grandes representantes de la gastronomía local que la comparten internacionalmente. Esto se ha visto reflejado en los importantes reconocimientos que han recibido personalidades como la chef Leonor Espinosa, incluida en la lista de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo y considera la mejor chef a nivel global; y el chef Juan Manuel Barrientos y su restaurante ElCielo, con dos estrellas Michelin.

En esta línea, en el marco Alimentarte, Revista La Barra conversó con Jorge Bretón, Coordinador del Área de cocina del Basque Culinary Center, sobre la gastronomía mundial, latinoamericana y el impulso que ha tenido Colombia en los últimos años dentro de la industria.

La gastronomía global

La cocina internacional ha buscado su evolución en los últimos años por medio de la creatividad, la originalidad y sobretodo buscando sorprender al comensal al momento de la degustación del menú. Según Bretón, hoy, una cosa muy importante es buscar la creatividad y la sorpresa de la mano de historias, ya que la historia acerca al comensal a sentir la preparación desde sus orígenes.

“Si se carga la originalidad y la creatividad de un sentido territorial, se plantea algo muy interesante y creo que eso es algo que se está viendo bastante en el panorama gastronómico mundial en líneas generales”, resaltó Jorge Bretón.

El auge de la cocina latinoamericana

Jorge Bretón, durante la entrevista, abordó este gran panorama desde dos vertientes: “primero creo que las y los chefs de Latinoamérica han creído en sus propuestas locales. Yo creo que cualquiera que haya podido viajar a cualquier país de Latinoamérica dirá que existían dos cocinas muy diferenciadas. La cocina local, que era casi para las familias, para las casas y demás, pero cuando te querían sorprender, siempre existía esa idea de esa cocina francesa o esa cocina italiana”.

“Pero de repente, los cocineros, por diversas circunstancias, entendieron que lo que para ellos era tradicional, en cualquier sitio del mundo lo ven como súper sorprendente, esto dio a entender la credibilidad de ellos mismos y los ha empoderado”.

“Sí a eso se suma las características del territorio a nivel climatológico, sociológico, antropológico; tan biodiverso, pues claro, genera una gran cantidad de cocinas diferentes, con técnicas diferentes, con formas de hacer diferentes y obviamente hace que cualquier otra cocina se fije en lo que hacen estos cocineros porque usan productos que desconocemos, usan técnicas que desconocemos, usan conceptos gastronómicos ligados a las cocinas rurales o tradicionales que desconocemos constantemente”.

A continuación, resalta una segunda vertiente: “muchas de las tendencias actuales que en las cocinas europeas se están empezando a trabajar por conciencia, por difusión, por volver a esa raíz, forma parte de lo que ha sido toda la vida la cultura latinoamericana. No sólo ya lo tenían, no sólo han sido capaces de elevar la alta gastronomía, sino que además el resto del planeta le interesa”, concluyó.

El momento de la gastronomía colombiana

La biodiversidad de productos, climas y culturas hacen destacar a Colombia como uno de los grandes potenciales de la gastronomía mundial. “Colombia lo tiene todo, o sea, tiene diferentes climas que llevan a tener diferentes productos que en cada zona al ser tan particulares, te dota de una riqueza tremenda. Además,  tiene muchas cocinas tradicionales y te dota eso de formas de hacer y de elaboración, eso es lo que los cocineros llamaríamos técnicas, entonces ya tienen productos de buena calidad y muchas técnicas diferentes que los han destacado mundialmente”, añadió el experto.

Colombia ¿una potencia gastronómica mundial?

Jorge Bretón considera que: “Probablemente sí. Yo diría que si le falta un poco, pero si siguen creciendo y evolucionando en la línea en la que lo están haciendo lo podría llegar a ser. Obviamente la cocina rural o local colombiana siempre ha sido de las más ricas del planeta, pero si hablamos en términos de alta gastronomía, si le falta, obviamente, un poco de crecimiento, porque claro, si estás compitiendo contra cocinas como la francesa, que llevan 300 años, siendo referencia mundial y que han estandarizado palabras, procesos, formas de hacer, pues obviamente frente a eso puede ser que está creciendo, pero creo que sin duda lo va a ser porque sin duda es ya un referente y va a ser una potencia mundial”.