El residuo de aceite usado de cocina, mal gestionado, genera muchos y diversos problemas ambientales. Ayúdenos a conocer la situación actual de esta problemática.

La cocina de un establecimiento gastronómico es un espacio que debe gestionarse desde la responsabilidad ambiental. Uno de los agentes contaminantes más perjudiciales que allí se produce es el aceite de cocina usado. Cuando hay una mala disposición, se afectan las fuentes hídricas y lo que hay a su alrededor.

Entre las posibles soluciones para evitar dar un manejo adecuado se han hecho centros de acopio, planes de gestió, entre otros; todos con objetivos similares: prevenir, minimizar y mitigar los impactos ambientales ocasionados por una mala disposición y tratamiento de este residuo.

Pero este es un asunto de todos. Por eso, Revista La Barra quiere conocer más sobre el uso, consumo y disposición de grasas y aceites en los establecimientos gastronómicos de Colombia.

Lo invitamos a diligenciar esta encuesta. Su aporte nos permitirá conocer cómo es el tratamiento que se les da a estos insumos en la cocina y proponer acciones de mejora.

Para hacer su aporte haga clic aquí.