carro %20jaguar%20%285%29El servicio de conductor elegido, de alta demanda en las celebraciones de fin de año, generó una alta demanda que propició la competencia entre aseguradoras y empresas privadas. Estas últimas no solo se orientaron a los individuos, sino también a los empresarios del sector horeca.  

William Garzón, gerente de ConductorElegido.com.co, se dedica desde hace cuatro años a ofrecer conductores en Bogotá y Medellín. Actualmente, trabaja convenios con 24 restaurantes. “Es un documento en el que se especifica por escrito la buena atención al cliente y puntualidad, por parte del restaurante la opción de permitir publicar publicidad en el sitio web y/o lugar físico, sin costo para el establecimiento”.

Una oportunidad para garantizar el seguro regreso a casa de sus clientes, y asimismo incrementar ventas por consumo de bebidas alcohólicas, ya que si el comensal sabe que está protegido, no tendrá reparo en tomarse las copas que desea.

Del total de accidentes en Bogotá, que son alrededor de 35 mil por año, el 2,5% son por causa probable de embriaguez, una cifra que según Camilo Ospina, presidente de Asobares, ha disminuido, aunque el objetivo es llegar a cero.

“La industria de bares ha venido desarrollando desde hace más de 10 años diferentes estrategias. Creo que ya existe una cultura en los ciudadanos que ha permitido el crecimiento de servicios como los conductores elegidos y el valet parking”, comenta Ospina.

Con la baja en los índices de accidentalidad hoy la preocupación de las autoridades es la reglamentación de este servicio. Garzón explica que “se ve mucho que particulares ofrecen el servicio, lo que no brinda seguridad al cliente”. Desde la Cámara de Representantes ya se empieza a hablar de un proyecto de ley para regularlo, se quiere una reglamentación para que solo empresas legalmente constituidas puedan ofrecer conductores elegidos.

Dea cuerdo al Presidente de Asobares, “en este momento no se tiene claridad sobre quién responde ante las eventualidades, cuáles son los requisitos para su operación, quién los debe vigilar. La Ley apuntaría a generarle confianza a los usuarios y a quienes contraten estos servicios”.