Inspirados en ofrecer café de alta calidad, pero con el desafío de estar en una cultura donde no se pagaba por él, Maritza Serrano, su fundadora, le da rienda suelta en 2005 a Café Soca, una empresa que no para de crecer.

Al contar con su trilladora, Coffee Export & Cía. y al ver que no había un sitio dónde tomar un café tipo exportación y que además, Starbucks estaba adquiriendo cada vez más fuerza, Maritza Serrano decidió fundar Café Soca. Su primer establecimiento se ubicó en el Centro Comercial San Pedro Plaza en Neiva. “Por la exportadora, nosotros teníamos que viajar a ferias internacionales donde se reúne todo el gremio del café, exportadores y consumidores, allí nació mi idea. Y teniendo en cuenta que en el país no tomábamos café de buena calidad, porque no existía un sitio y tampoco la cultura, decidí abrir Soca, pero fue difícil”, comenta la fundadora y directora de punto de venta.tips cafe

Tres años después de abrir su primer local, inauguraron otro en el centro de Neiva, en el pasaje Camacho. Luego ubicaron otro en el edificio Fenalco, en la Caja Agraria y en el centro comercial Santa Lucía Plaza. Cuando se les dio la oportunidad de tener un local en el aeropuerto Benito Salas de la capital huilense, sus hijos Claudia Valencia, gerente comercial y Albert Valencia, gerente de operaciones, entraron a trabajar en la empresa. Actualmente, cuentan con dos puntos más en la ciudad de Bogotá: en el edificio Colgas – Ecopetrol y el edificio Museo Parque Central.

UN NEGOCIO ESTRATÉGICO

Para Soca, cuando se abre un negocio es fundamental analizar dos cosas del cliente: su edad y la hora en la que frecuenta el local. “No es lo mismoun cliente que llegue a las 6:00 am, al de las 11:00
am; el que llega a las 6:00 am está buscando algo similar al desayuno y el de las 11:00 am busca algo ligero para no dañarse el almuerzo”, explica su Gerente Comercial. Además, expresa que saber la edad del cliente los aterriza acerca del público que están atendiendo. “Hacemos encuestas de servicio cada vez que abrimos un local y en el cuestionario nos damos cuenta de que el rango de edad de clientes de Soca es más fuerte entre los 25 y 34 años de edad”, agrega.

“A Coffee Export le debemos gran parte del éxito de Soca”, explica Claudia Valencia, gerente comercial.

Por otro lado, el control de inventario ha sido siempre el gran aliado de Café Soca, ya que saber la rentabilidad de un producto es fundamental. “Cuando comenzamos se cumplieron ciertos protocolos utilizando sistemas POS, gracias a eso se pudo pasar información que nos arrojó datos importantes para seguir expandiendo la marca”, comenta Claudia Valencia.

Como cuentan con un excelente control de inventario, han podido sacar ticket promedio y así tomar decisiones importantes. “El ticket promedio ha sido clave, nos permite saber que cada cliente consume “x” en promedio y así, analizar cuántas personas necesitamos que entren a diario al local, para que en el mes podamos cubrir los costos fijos, nuestra nómina y nos quede cierta utilidad” explica. Y añade, “el sistema POS trae muchos beneficios, el control de inventario es el éxito del negocio”. En Café Soca las tolerancias son mínimas, en productos como las servilletas y el azúcar el índice es del 5%, si se sale de ese rango se revisa qué pudo haber sucedido. Es por eso, que contar con un buen sistema POS ayuda a estar alerta.