tabla pavoEsta proteína triplica su consumo en diciembre. Un experto comparte sus recomendaciones para sacarle partido.

Carlos Aracena, gerente de La Casa del Pavo, empresa que lleva más de 30 años en el mercado colombiano, señala que la evolución del consumo de pavo en el país ha sido muy lenta. “Hace 20 años se ubicaba en 30 gr. por persona al año, y hoy en día está en 100 gr. Sin duda, el mayor pico se presenta en la temporada decembrina”. No obstante, este leve repunte también se ha debido a que desde la misma propuesta de los proveedores, las presentaciones del producto han cambiado, facilitándole la vida al usuario, eneste caso, al restaurante.

“Antes solo se producía pavo congelado, lo que era una complicación para el food service ya que se tenían demasiados desperdicios. Con el tiempo se empezó a comercializar por presas, listo para rellenar o de manera procesada (delicatesen), mediante diversas preparaciones, con el ánimo que al cliente se le facilite el uso en la cocina”, afirma Aracena.

Así mismo, los precios han bajado con el tiempo. Asegura el experto que hoy en día la pechuga de pavo tiene el mismo precio del lomo de res, y en este momento se puede sustituir con mayor facilidad una proteína sobre otra. Aracena señala que esto representa una oportunidad no solo para fin de año, sino para incorporar esta proteína a la carta todos los meses.

Entre los productos más solicitados están los pavos crudos y listos para consumir, como jamones, pastramis y cárnicos ahumados.

El 50% del consumo de pavo se hace entre enero y octubre; y el 50% restante entre noviembre y diciembre. Indiscutiblemente, en Colombia el pavo continúa siendo percibido como un ingrediente para la Navidad. Es por esta razón, que se presenta una oportunidad para restaurantes y hoteles, quienes pueden doblar o hasta triplicar la compra de pavo en diciembre, respecto al resto del año.