Actualmente es posible disponer de la mayoría de las frutas en cualquier época del año. Aun así, es mejor adquirir productos de temporada, para poder ofrecer variedad en su carta.

  1. No se deben almacenar juntas frutas de corta conservación (banano, peras, otras) con las de larga conservación (cítricos, manzanas, etc, ) ya que pueden producirse sabores extraños y deteriorarse más fácilmente.
  2. En caso de manejar productos congelados las frutas más adecuadas para la congelación son: piña, manzana, mango, mora, entre otras. Respecto al grado de maduración, generalmente la fruta se considera apta para la congelación cuando ha alcanzado la madurez de consumo en fresco.
  3. Realizar lavado y desinfectado, con abundante agua y elementos adecuados para asegurarse de retirar toda la suciedad y microorganismos presentes en los productos frescos.
  4. Las frutas frescas no necesitan condiciones especiales de conservación (basta con lugares secos y protegidos de la luz solar), aunque pueden ser guardadas en la parte menos fría de la nevera, siempre aisladas de otros alimentos para aumentar su vida útil.

Para sus preparaciones debe tener en cuenta el número de bebidas y las necesidades de su establecimiento, es vital para seleccionar sus principales equipos como licuadoras y granizadoras, ya sean de carácter industrial o casero.

Al seleccionar tenga en cuenta:

  • Tiempo de preparación
  • Características como el material y la forma del vaso
  • Vida útil del equipo
  • Tipo de acople vaso – motor
  • Consumo de energía
  • Características de lavado y mantenimiento
  • Características del motor
  • Capacidad del vaso o recipiente
  • Número de equipos a emplear
  • Dimensiones y espacio del equipo
  • Interfaz del usuario y la máquina
  • Tipo de cuchillas y/o aditamentos
  • Velocidades y/o programación