Por: Mariano Arango. Gerente general Axioma B2B Marketing.

Con este ya serían 18 años los que llevo vinculado a la apasionante industria de la hospitalidad. Una industria que me lo ha dado todo, una industria que vi crecer y que hoy, en medio de una cuarentena por el coronavirus, veo sufrir su peor crisis en la historia.

Pero esta columna no se creó para hablar de mis memorias o del pasado, tampoco del presente, sino del futuro de la restauración. Antes de sentarme frente al teclado tenía pensado hacer una estructurada discriminación de las categorías relacionadas a la industria y los principales áreas de trabajo en cada una de ellas. Pensaba hablar de la productividad que tienen que desarrollar los restaurantes de comida rápida, así como de la creación de experiencias sensoriales que correspondería a los restaurantes de fine dining. También sobre cómo cada una de las subdivisiones de la industria se acentuaban con el pasar de los años y se convertían en un abanico de alternativas de negocio.

Pero las circunstancias me llevan a abordar el tema desde un punto de vista completamente diferente. El futuro de la industria no va a quedar en manos de robots, no estará dominado por la inteligencia artificial, ni el big data. Tampoco será de los kioskos de autoservicio ni de la eficiencia progresiva. El futuro es de quienes fue el pasado y es el presente, de los emprendedores. De personas de carne y hueso que tienen un sueño y lo hacen realidad contra viento y marea. De los que arriesgan, sufren, ganan y pierden, de los que ponen el alma. De los que hacen todo por una sonrisa, por un regreso. De los que venden una idea a sus amigos, arriesgando la amistad, y a sus familiares, arriesgando la familia. Los próximos 10 años son de los que tengan la oportunidad de continuar o de los que tengan el valor de volver a empezar. De los que nacimos para esto a pesar de los resultados en los estados financieros. El futuro es de ninguno y de todos. Esta noche brindo por ustedes héroes, guerreros, compañeros de lucha. Tomémonos una cerveza o un trago cuando todo esto termine, cuando la larga noche pase y nos brinde su luz un nuevo amanecer.