Aunque parezca descabellado, según el dueño, el lanzamiento de este restaurante se da en medio de la pandemia mundial.

Tradición y folclor son la receta para la apertura de Estación Colombia, un piqueteadero que llega, a pesar del COVID-19, a un pequeño local al barrio San Telmo, Buenos Aires, en Argentina.

Nada mejor, en medio del amargo de la pandemia, que llevar la filosofía del patacón, la arepa y la empanada a aquellos residentes locales que, llenos de nostalgia por sus viajes al país, buscan los sabores de la gastronomía colombiana en los platos, conforme a Leonardo López, socio y gerente Soul Kitchen, que es la empresa que creó y está llevando adelante este proyecto.

“Estación Colombia es un restaurante creado por la necesidad de nosotros de comer comida colombiana rica, de esa cuestión que tenemos de la nostalgia, pensando también en que mucho argentino viajó a Colombia y quedó enamoradísimo de la cultura y comida colombiana”, expresa López.

Así, este piqueteadero parte de la necesidad de encontrar comida típica colombiana y llevar a los argentinos y turistas un poco de la cultura. “Este lugar lo pensamos como un piqueteadero como tal, comida al paso, para llevar, en un local chico y la idea es reproducir este mismo modelo en otros lugares”, dice el dueño.

Un restaurante que estará encargado de difundir el sabor típico colombiano en diferentes locales que esperan replicar, a través de una propuesta de valor complementaria: entregar comida en empaques reciclables y estandarizar su comidas.

Lea también: El café que devuelve la esperanza a Colombia

“Que la estandarización esté dada, porque no por ser un local de comida rápida las preparaciones son rápidas, algo que es fundamental en la cocina colombiana. Cuidando un poco siempre el tema ecológico, entonces nuestro packaging es reciclable en una gran cantidad, yo diría que en un 70 %, y estamos en la búsqueda de hacer que todo sea reciclable o que la gente también piense en poder reutilizarlo en sus casas”, afirma López.

Abrir en medio de la pandemia

Ante la pandemia mundial, que a la fecha registra más de 9,4 millones de infectados, y que ha llevado a que los gobiernos del mundo a tomar medidas de aislamiento preventivo, como el cierre de negocios, ¿por qué abrir un nuevo restaurante?

Pues, según López, el lanzamiento no se trata del momento, sino de la idea, a causa de que nada es para siempre y vendrá una postpandemia.“Más allá de que pueda parecer algo descabellado, tiene su sustento y yo considero que cuando una idea es sólida; no hay ningún problema, siempre y cuando se lleve a cabo bien”, afirma.

“Ya teníamos pensado abrir en mayo, entonces nos lanzamos a hacerlo ahora y empezamos a cultivar esta pequeña criatura, que si logramos crecer en este contexto, vamos a estar más fortalecidos después“, agrega el empresario.

De tal manera que, a pesar del reto mundial —en el que se han interrumpido las cadenas de suministro, el dólar se registra volátil y las personas no pueden salir con total libertad—, Estación Colombia está dispuesta a enfrentarlo, con una mirada positiva hacia el futuro, aprovechando el año.

En palabras de López, “personalmente, no lo veo perdido, porque se han abierto muchas oportunidades, se ha dado un cambio de paradigma en muchas personas y muchas búsquedas, en cuanto a lo humano, a la ayuda, a la caridad, al cooperativismo, que ha sido un cambio importante y se va a seguir manteniendo en un porcentaje”.

Comenta también que en su otro restaurante, Telmo Deli (caracterizado por la venta de comida casera, familiar y saludable), se redujeron las ventas en un 50 %, pero han sobrevivido, rotando a sus empleados. “Desde el principio, antes de que se declarara la cuarentena obligatoria, nosotros empezamos a hacer una rotación de turnos y empezamos a hacer que no vinieran todos y que no vinieran en momentos innecesarios”, asegura.

Al fin y al cabo, López afirma que lo importante es adaptarse a las circunstancias, a través de otras modalidades de venta, como los domicilios, y protegerse. “Primero, es aprender a cuidarnos, cuidar nuestro equipo, que es una de las razones de ser del restaurante y del sector de la hospitalidad, el primero es el factor humano, el talento humano propio y, segundo, el cliente. Esto no va a ser eterno, tenemos que acoplarnos a cómo va a ser el día de mañana”, concluye.

Le puede interesar: Emprendimientos en tiempos de crisis