No mas cierres comercio

Acodrés pide que no haya más cierres al comercio formal durante la emergencia ocasionada por la pandemia.

Según Acodrés Nacional, antes de la pandemia, en Colombia existían aproximadamente 90.000 restaurantes, de los cuales dependían más de 1 millón y medio de familia.

“Casi un año después, vemos con profunda preocupación cómo con la contingencia sanitaria, más de 48 mil establecimientos gastronómicos cerraron, llevándose consigo 230 mil empleos directos y 490 mil indirectos. En otras palabras, el 52% del sector gastronómico colombiano desapareció en menos de un año”, dice Acodrés en una petición publicada en el en sitio web Change.org.

La preocupación se general pues las restricciones impuestas semanalmente por alcaldes y gobernadores ponen en vilo la subsistencia de un sector al que pertenecen bares, restaurantes y discotecas. “A pesar de los cierres, nuestras obligaciones económicas no dan tregua. El pago de los arriendos y servicios públicos a tarifa comercial, el pago de salarios, proveedores e impuestos no se pausan con cada día de cierre”, dice el texto.

Lea también: Gobierno exime a establecimientos gastronómicos y hoteles del pico y cédula

Para el sector, las pérdida han sido millonarias. Acodrés argumenta que “solo el 18 % de los establecimientos gastronómicos están en capacidad de realizar domiciolios, ya que esta modalidad representa únicamente el 10% de nuestras ventas”.

Por otro lado, otras de las grandes preocupaciones tienen que ver con la pérdida de insumos que no se usan al decretarse cuarentenas totales sin tiempo suficiente para que haya una planeación por parte de los establecimientos. “Para evitar este tipo de situaciones, hemos optado por disminuir drásticamente nuestros pedidos de productos provenientes del campo. Lo cual, a su vez, es una de las consecuencias directas de la crisis que afrontan nuestros campesinos”, agrega la entidad.

Finaliza la petición diciendo que “los establecimientos gastronómicos comprendemos la crisis sanitaria por la que está pasando el país y por eso hemos ejecutados con rigurosidad los protocolos de bioseguridad, reduciendo nuestra capacidad de atención en mesas a más del 50 %. Tanto así, que, hasta la fecha, ningún restaurante ha sido catalogado como foco de contagio”.

“Ya no resistimos más medidas restrictivas. La salvación de nuestro sector, de cientos de miles de empleos directos e indirectos, de nuestros campesinos y de un enorme patrimonio inmaterial gastronómico es permitir que los restaurantes vuelvan a brindar servicio a la mesa o autoservicio, con todos los protocolos requeridos de bioseguridad“, concluye la petición que puede ser firmada aquí.