Santiago Arango, chef y uno de los dueños de Hache de Hamburguesa, nos invitó a celebrar el primer aniversario de la marca y la apertura de su segundo local ubicado en Chapinero Alto, Bogotá. La temática de este evento se basó en su filosofía diaria de mostrar gratitud a todos aquellos que han hecho que este sueño sea posible. #MomentosDeGratitudHache

Como una manera de expresar esta gratitud, Hache de Hamburguesa creó un proyecto en conjunto con la fundación “Vida Nueva” con el que buscan brindarle un almuerzo a los niños de escasos recursos del Codito cada vez que vendan una hamburguesa “La Clandestina”. Recibe este nombre porque no está en el menú y siempre la están cambiando.

Hache de Hamburguesa es un proyecto que nació hace un año en el barrio Santa Bárbara. Les fue muy bien con el Burger Máster y llegaron a obtener el segundo puesto. Este año se volvieron a presentar y quedaron ganadores. De esta manera, empezaron a crecer a muy buen ritmo hasta abrir en este momento un segundo local en Chapinero Alto.

“Este es un negocio al que le tenemos mucha gratitud porque no es un negocio fácil. De los productos que más demanda está generando en este momento es la hamburguesa por lo que hay que saber diferenciarse”, afirma Santiago Arango.

Ellos se diferencian de otros del mercado porque tienen un segmento más especializado, no son autoservicio. Tienen hamburguesas de culto y las sirven en la mesa con el fin de darle mayor estatus a este alimento que solo el de comida rápida.

Se sostienen en el mercado haciendo las cosas bien. Mantiendo la calidad y siendo constantes con el producto, haciendo que cada cliente se sienta como en casa y que viva una buena experiencia. No tienen pensado hasta el momento crecer fuera de Bogotá porque quieren primero consolidarse como una marca reconocida de hamburguesas para los capitalinos.

Su mayor reto en el momento es siempre estar mejorando sin pensar todo el tiempo en la competencia, sino que quieren enfocar todas sus energías en crecer ellos mismos y en brindarle el mejor servicio al comensal.

Imagen tomada de: Hache de Hamburguesa