Ofrecer seguridad alimentaria para los comensales es una prioridad aún más en tiempos de COVID-19. Repensar la forma en la que se organizan los establecimientos desde los más mínimos detalles es clave para una buena atención por parte del lugar.

La empresa de alimentos Smucker’s explicó tres razones para implementar el uso de condimentos y salsas individuales en los establecimientos como forma de proporcionar un servicio de calidad. 

Solución de bajo contacto 

Las recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades para reabrir restaurantes establecen específicamente, “… use menús desechables o digitales, condimentos de una sola porción y botes de basura y puertas que no se toquen”. 

Tranquilidad del huésped

El 76% de los consumidores dice que la seguridad alimentaria será más importante para los consumidores en EE.UU. después del COVID-19,2 y más de la mitad de los consumidores no quieren condimentos compartidos en la mesa.

Formato preferido 

El control de porciones ha sido el formato de servicio preferido por un margen significativo porque son higiénicos, menos desordenados y entregan las porciones adecuadas. Dependiendo del tamaño del alimento (tostadas, gofres, galletas, etc.), los invitados generalmente requieren 2-3 porciones de paquetes. Utilizar letreros alrededor de su establecimiento y en sus menús para informar a los huéspedes sobre cómo y dónde pueden acceder a los condimentos es una buena opción.