El gigante de la producción de vinos en Chile consiguió la certificación de sustentabilidad 2019, bajo una estrategia de inversión cercana a los $400 mil dólares.

En un mercado que exige cada vez más productos responsables con el medioambiente, las marcas más importantes del mundo han tenido que tomar decisiones estratégicas buscando mejorar su posicionamiento y a la vez aportar con su responsabilidad social al desarrollo sostenible.

Viña Undurraga, uno de los gigantes de la producción de vinos en Chile, consiguió este año la certificación de sustentabilidad del 2019 que otorga anualmente la Asociación de Vinos de Chile (WOF) a las bodegas vinícolas de calidad del Cono Sur.

El grupo vinícola produce alrededor de 1.5 millones cajas al año consiguió la certificación luego de una inversión de 400 mil dólares en cinco años con un estrategia que contemplaba el impacto positivo desde la planificación de las plantaciones, la prevención de la contaminación ambiental, los planes de ahorro de energía; hasta la seguridad laboral, la ética empresarial y la relación con la comunidad interna y externa, entre otros.

Según Andrés Izquierdo, CEO de Viña Undurraga, esta certificación es el reconocimiento al compromiso de la bodega por hacer de la organización y del negocio vinícola “un Sistema Sustentable, que permita producir vinos de origen y calidad, que no afecten el medio ambiente y que contribuyan a dejar un mejor legado para las nuevas generaciones”.

Además para lograr la certificación ante la WOF, es indispensable demostrar la capacidad de innovación y producción de la bodega, por lo cual, Undurraga realiza constantes adiciones a su portafolio

Consolidando así cerca de 20 lanzamientos de vinos distintos cada año, entre los que se destaca un vino espumante en lata que saldrá a finales de este año y un nuevo vino orgánico bajo la línea de vinos Aliwen Reserva, que ya ha conquistado el mercado colombiano y ahora busca encantar a los consumidores con una nueva expresión orgánica del terruño chileno.