La pandemia de COVID-19 hizo que la gente empezara a preocuparse por su alimentación. En ese sentido, es hora de incluir más frutos secos en sus preparaciones.

Jaime Dorronsoro gerente Del Alba 150x150

Jaime Dorronsoro Gerente Del Alba

La pandemia resaltó la importancia de la alimentación saludable para fortalecer el sistema inmune, llevando a más consumidores a priorizar los productos sanos y a comer mejor. Por ejemplo, el crecimiento en las ventas de nueces de macadamia de Del Alba fue de 22 % en 2020 con respecto a 2019 y, en este mismo periodo, sus ventas de almendra aumentaron un 61 %, las de pistachos un 43 % y las mezclas de nueces y frutos secos un 84 %. Así mismo, siguiendo el fortalecimiento de la tendencia de la alimentación saludable, durante 2020 Del Alba lanzó las cremas (esparcibles) de almendras, marañón y mezcla de nueces, logrando una buena acogida en el mercado colombiano.

Es importante usar este tipo de insumos de forma consciente. Por ejemplo, los productos de Del Alba, principalmente snacks de nueces finas y granos saludables, son horneados (no fritos), antioxidantes, ricos en fibra y proteína, libres de organismos genéticamente modificados (Non-GMO), sin químicos, conservantes o colorantes, sin colesterol y grasa trans, sin gluten, y certificados HACCP, BMP y Kosher.

Buscar usar productos orgánicos y con baja huella de carbono, más las características anteriores en los insumos con los que se trabaja los hace más atractivos.

Durante la pandemia, la FAO ha recomendado consumir alimentos que contengan granos integrales, frutos secos y grasas saludables para mantener un “sistema inmune fuerte” que confronte amenazas de contagio.

“Gracias a un mayor acceso a la información, que ha llevado a tener más conciencia sobre el impacto de una buena alimentación en la salud, los colombianos tienen hoy como prioridad sus hábitos alimenticios y encuentran una oferta mucho mayor de productos saludables. Hay cifras que evidencian la evolución y las oportunidades de este mercado: según Nielsen, los alimentos saludables pasaron de representar 10 % del total de la industria de alimentos en 2016 a tener un peso de 20 % en 2018 y durante ese mismo año 43 % de las familias se cambiaron a opciones más saludables dentro de las mismas categorías de consumo. Así mismo, 4 de cada 10 personas cambian a la versión saludable de su producto preferido y 84 % busca productos naturales y orgánicos”, explica Jaime Dorronsoro, fundador y gerente de Del Alba.

Uno de los objetivos actuales de Del Alba es ampliar su portafolio de repostería para facilitarle al consumidor incorporar opciones saludables al cocinar.