Estamos todos en medio de una situación que nos sorprendió, donde prima la salud para proteger la vida sin lugar a dudas.

Nadie sabe con certeza cuándo puede acabar, es incuestionable, y todos deseamos que sea pronto, es verdad. Por eso, necesitamos de nuestros líderes mensajes y acciones esperanzadoras, responsables con la situación actual pero cautelosos frente a un futuro incierto.


La realidad que vivimos demanda medidas efectivas que a la fecha no se tienen para un sector que, pensando en la salud pública, dio el primer paso delante de una manera autónoma, unilateral y que podría ser uno de los últimos en normalizar su apertura total.


Aquí enunciamos algunas de las problemáticas actuales para la subsistencia del tejido empresarial del entretenimiento, la gastronomía y la cultura identificadas, entre otras, como actividades vulnerables que involucran a 9.042.203 personas con cerca de 8 billones de ingresos aportando cerca del 10% del PIB nacional*

Las líneas BANCOLDEX e INNPULSA, inclusive las nuevas, no están funcionando para nuestro sector al citar la actividad económica (CIIU) 5630 como empresas legalmente constituidas con las trabas de siempre de la banca comercial.

Los avances en materia de arriendos, sin llegar a una solución final como la CONGELACIÓN DE ARRIENDOS o de fácil acceso a crédito a mínimas tasas para capital de trabajo respaldado por el Fondo Nacional de Garantías, no hace viable el tejido comercial, sobretodo, por los meses que durará la clausura total ordenada.

Las empresas de servicios públicos, al no operar los establecimientos comerciales y locales abiertos al público por la orden de suspensión total decretada por el Gobierno, tampoco deberían cobrar los cargos mínimos que en muchos lugares del país son escandalosos.

Los empresarios no se explican entonces, cómo considera el Estado en sus diferentes Decretos y Circulares, que podamos conservar las empresas, responder por una nómina, cumplir el pago de arriendos, reservar los impuestos, pagar proveedores si estamos clausurados indefinidamente y por largo tiempo sin obtener un auxilio verdadero del Gobierno Nacional y/o local a su tejido de servicios, especialmente bares, espacios de música en vivo y restaurantes que de no tenerlos, solo agravará la crisis social y la recuperación económica será más lenta, más dolorosa y más profunda.

#JUNTOSSALDREMOSADELANTE

FUENTE: Comunicado Asobares sus asociados.

*Fuente y agradecimiento: Nota macroeconómica #11 Universidad de Los Andes – Facultad de Economía “La vulnerabilidad del empleo a la emergencia del COVID19” 1 abril de 2020

Para mayor información y como vocero,

CAMILO OSPINA GUZMÁN, Presidente Nacional de Asobares.

Correo: asobares@asobares.org

Tel: 57-1-3166046667