En 2007, Martin y James, con 24 años y cansados de lagers industriales que dominaban el mercado, decidieron alquilar un edificio en Fraserburgh y gastar todo su dinero en la producción de algunas cervezas en un garaje. Su misión principal al empezar con BrewDog era hacer que el resto de la humanidad sintiera la misma pasión por la cerveza artesanal como ellos. Y ese es todavía su mayor objetivo.

Tan solo dos años después, BrewDog se había convertido en la marca de cerveza artesanal con el crecimiento más rápido del Reino Unido: crearon el sistema de financiación colectiva “Equity for Punk” que les permitió continuar rompiendo los límites y crecer un 200 % en la peor de las recesiones.

En 2010 abrieron su primer bar en Aberdeen, su ciudad natal. Empezaron a recoger premios por sus cervezas, y James se convirtió en el empresario del año más joven de Escocia. Luego se expandieron con bares propio en ciudades tan importantes como Tokio, Sao Paulo y Barcelona, BrewDog se ha convertido en una referencia para los cerveceros que están empezando. En 2016 marcaron dos récords mundiales, el primero por la mayor financiación colectiva en la historia y el otro por aparecer durante más años consecutivos en el 100 Fast Track de la revista Sunday Times.

La cervecera artesanal más grande del mundo, BrewDog, dio a conocer que eliminarán del aire el doble de carbono del que emite cada año. Estos movimientos convierten a BrewDog en la primera marca de cerveza internacional con carbono negativo en el mundo, ya que se propone luchar contra el cambio climático y tener un impacto positivo en el planeta.

La medida se basa en la creencia de BrewDog de que la neutralidad en carbono ya no es suficiente y que las empresas deberían tener un impacto positivo en el planeta. Con este fin, BrewDog presenta un programa de acción climática y un informe de sostenibilidad que describe 39 millones de dólares de inversiones ecológicas en todo su negocio.

Comenta Gina Galvis, Brand Ambassador para Colombia: “Disportal presenta en el mercado colombiano tres de las insignias de BrewDog: Punk IPA con 5,4% de Vol./Alc., Hazy Jane con 5% de Vol./Alc. y Elvis Juice con 6,5% de Vol./Alc. La propuesta de la marca es simple y consiste en apostar por la verdadera cerveza: sin aditivos, usando los ingredientes de manera tradicional y con un punto adicional, es ¡vegana!”.

La cervecera BrewDog anunció iniciativas entre las que destacan, el reciclaje de latas a cambio de acciones de la empresa y la reutilización de latas en busca de transformar todo el sector cervecero con un objetivo claro: convertirse en la cervecería más sostenible del  mundo.

Cabe precisar que en tan solo 12 años BrewDog se convirtió en la cerveza independiente con mayor valor del mundo, con una producción de 500,000 hectolitros anuales, 91 bares, 1 hotel temático, 1 aerolínea y más de 400 estilos únicos. Todo esto entre muchas otras locuras como; producir cerveza en el fondo del océano, crear la cerveza más cara del mundo fusionando la cerveza artesanal con el arte de la taxidermia, anunciar su llegada a Londres paseándose con un tanque por las calles, hacer cerveza para los juegos olímpicos, grabar un programa de televisión o regalar todas las recetas de sus cervezas al mundo hace de BrewDog la grandísima compañía que es, transmitiendo muy bien sus valores y revolucionando el mundo actual, tanto el cervecero como el empresarial.

También, aprovechar el poder de las marcas con propósito que contribuyan e impulsen la transformación cultural que implica el desarrollo sustentable. Es decir, concientizar con las etiquetas más reconocidas sobre la necesidad de transformar la matriz energética y visibilizar la lucha contra el cambio climático y, a la vez, generar nuevos hábitos de consumo, en respeto con el medio ambiente.