En una apuesta por la expansión, la nueva tienda Makro Urban Market quiere brindarle más cercanía a todos sus usuarios, usando un formato de tienda pequeña.

Conforme avanza la reapertura del país en la nueva fase de coexistencia con el coronavirus, Makro ha propuesto un innovador formato de tienda más pequeño, que tiene como fin ofrecer más cercanía a los clientes Horeca que buscan el ahorro, pero también la practicidad y seguridad al momento de realizar sus compras.

Sobre las nuevas dinámicas de consumo propone como respuesta una tienda cercana a los hogares, a los tenderos y negocios que ven a este aliado como la mejor opción para abastecerse.

La eliminación del pasaporte o membrecía a nivel nacional es una dinámica que también se implementa en Urban Market y que afianza la promesa de que Makro es una tienda para todos. Además de llevar a cabo un nuevo formato de venta que incentiva la compra que va desde la unidad a la cantidad que el usuario necesite, pero con el beneficio de comprar a precios de mayorista.

“Con el concepto Makro Urban Market estrenamos un formato que se adapta a las nuevas necesidades de consumo en una realidad cambiante, donde el cliente encuentra ahorro, calidad y practicidad, en una tienda cercana”, aseguró Arnoud van Wingerde, CEO de Makro Colombia.

La tienda, que cuenta con 1.765 m² de piso de venta, está ubicada en el norte de Barranquilla en el barrio Alto Prado. Urban Market llega para ofrecerle al consumidor una zona de panadería fresca, de frutas y verduras, una zona de carne asistida con expertos en cortes, charcutería, parqueadero exclusivo, wifi gratis, zona de co-working y una estación de Juan Valdez. 

En este espacio, dotado de todos los protocolos y equipos de bioseguridad, se ofrecen experiencias diferentes, que le permiten a todos los consumidores de Makro disfrutar de una compra rápida, fácil y segura, a la vez que promueven la conciencia ambiental sin dejar de lado el ahorro.

Además de este nuevo concepto, la marca con presencia en 16 ciudades del país, continuará su alianza con Abaco (Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia) para evitar el desperdicio de los alimentos, que durante la operación corriente, no lleguen a ser comercializados.