La franquicia independiente de McDonald’s, Arcos Dorados, dio a conocer que, progresivamente, empezarán a usar bandejas sostenibles en todos sus establecimientos en este país.

En su objetivo por reducir el uso de plástico, los restaurantes de McDonald’s Brasil empezaron a cambiar los materiales de los que están hechas sus bandejas por una versión más sostenible: utilizan los residuos orgánicos como parte esencial en la producción de un termoplástico más respetuoso con el medio ambiente.

El nuevo material contribuirá a reducir el uso de plásticos y la emisión de CO 2 en el medio ambiente; al reciclar una tonelada, por ejemplo, se evitan aproximadamente 15 toneladas de dióxido de carbono en el medio ambiente. De hecho, hasta el momento, más de 1.200 kg de residuos ya han dejado de ir a vertederos.

“Somos una empresa totalmente comprometida con el medio ambiente y estamos haciendo todo lo posible para reducir el impacto de nuestra operación. La asociación con UBQ es un paso más para traer cada vez más soluciones innovadoras para mejorar el mundo que nos rodea y estamos orgullosos de dar este primer paso, apoyando una tecnología que cambiará la forma en que la sociedad recicla sus residuos orgánicos”, dijo Gabriel Serber, director de Desarrollo Sostenible e Impacto Social de Arcos Dorados.

En la primera fase de este nuevo proyecto, que emprendieron junto al líder en conversión de residuos domésticos, la empresa israelí UBQ, se distribuyeron 7.200 bandejas sostenibles en 30 restaurantes McDonald’s ubicados en 20 capitales brasileñas.

También lea: McDonald’s ofrece 200 empleos formales para jóvenes sin experiencia

Así mismo, según informó la franquicia, la iniciativa se expandirá paulatinamente al resto de unidades de la cadena en todo el país y, para ello, ya se encuentran en producción 11 mil unidades adicionales. La estimación es que la producción de las primeras 18.000 bandejas del proyecto representa una reducción de 3.713 kg de dióxido de carbono.

Y es que, de acuerdo con Según Quantis, líder mundial en evaluaciones de impacto ambiental, para iniciar este proyecto, se consideró el termoplástico más ecológico disponible y puede compensar significativamente la huella de carbono de un producto.

“UBQ ™ tiene el potencial de revolucionar la forma en que vemos los residuos, convirtiéndolos en un recurso valioso para la fabricación. El mercado en general exige soluciones sostenibles y la industria de la comida rápida no es una excepción. UBQ permite a los fabricantes crear productos que impactan positivamente en nuestro mundo, sin comprometer la rentabilidad. Es una solución tan simple como su implementación”, afirmó Albert Douer, presidente ejecutivo de UBQ Materials.

Las nuevas bandejas son producidas por la empresa brasileña Semaza, cuya fábrica está ubicada en Santana de Parnaíba, en el Gran São Paulo, mientras que las piezas antiguas serán usadas para proyectos de economía circular impulsados ​​por la propia Arcos Dorados.

Esto, teniendo en cuenta que la compañía adelanta acciones para contribuir en los objetivos globales de McDonald’s, de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus restaurantes y oficinas en un 36 % para 2030 y otro 31 % en toda su cadena de suministro en el mismo período.

Le puede interesar: 5 tendencias clave para 2021 en el sector de alimentos