La casa cervecera Chelarte, en alianza con Brau Haus y Leidy Rincón, maestra cervecera, creó Tábata, una cerveza dorada con siete grados de alcohol y sin lúpulo, que pretende rendir homenaje a las mujeres que en la Edad Media se encargaron de perfeccionar los métodos de cocción de la bebida, mediante hierbas y especies.

“[Tábata] consiste en una nueva cerveza de temporada elaborada con un receta especial, basada en los ingredientes usados en la época medieval: hierbas como laurel, romero, enebro y mejorana, sin usar lúpulo”, explicó Camilo Rojas, maestro cervecero de Chelarte.

Tábata se fabrica mediante un proceso artesanal basado en un estilo conocido como ‘gruit’, que consistente en la mezcla de hierbas con las que se aromatiza la bebida, por ello esta nueva cerveza es ideal para maridar con mariscos al curry.

Tabata cerveza artesanal que reivindica el rol de la mujer en su historia

También le puede interesar: Bat, el primer restaurante digital de Takami 

Los relatos de la época cuentan que cuando las mujeres habían preparado cerveza ponían una escoba afuera de sus casas para avisar que tenían producto disponible para la venta. También solían convivir con gatos para evitar que distintos roedores se comieran la malta con la que preparaban la cebada.

“Aquellas brujas fueron en realidad las gestoras de una industria enorme. La cerveza siempre ha sido femenina“, comentó Camilo Rojas.

Dichas particularidades, que también incluyen el uso de un sombrero grande y puntiagudo como estrategia para hacerse notar y mostrar el orgullo de ser mujeres cerveceras, influyeron para que muchas de ellas, sobre todo las que estaban solteras, fueran consideradas brujas.

“Aquellas brujas fueron en realidad las gestoras de una industria enorme. La cerveza siempre ha sido femenina. Su proceso de elaboración pasó de generación en generación hasta que el hombre tomó su control y se fue desdibujando el rol de la mujer”, explicó Rojas.