Starbucks reveló que la crisis que generó el COVID-19 en China le costaría alrededor de 430 millones de dólares ya que las ventas en ese país cayeron en un 78 % luego del cierre temporal de las tiendas.

De igual forma, señaló que actualmente el 90 % de las tiendas están abiertas y que las ventas están mejorando a medida que la vida vuelve lentamente a la normalidad, además que están operando bajo “protocolos de seguridad elevados”.

Cabe recordar que China, país donde inicio el brote del virus, hasta el momento registró 81.620 personas contagiadas y 3.322 víctimas mortales.

Las pérdidas del primer trimestre, según señaló la importante cadena de café, son “signos perceptibles del impacto de COVID-19 en nuestro negocio”, sin embargo ratificó que la compañía está preparada para responder ante cualquier situación que pueda desarrollarse en cualquiera de sus mercados alrededor del mundo ante la crisis de la pandemia actual

“Estamos preparados para en todo el mundo, aprovechando los considerables conocimientos operativos que hemos obtenido de nuestra experiencia en China”, dijo la compañía en una carta firmada por el CEO Kevin Johnson.

La carta también señalaba que las tiendas ubicadas en Japón, Corea del Sur e Italia también han sido cerradas y que aún se evalúa el impacto de dichas decisiones.

Las tiendas y restaurantes que han sido reabiertas en China, según la compañía, cuentan con medidas de seguridad tales como “servicio limitado en el lobby, asientos mínimos y el uso de su experiencia Starbucks sin contacto, utilizando pedidos móviles para recoger y entregar”.

La compañía dijo que los diversos niveles de restricciones de viaje en China han llevado a un tráfico de vehículos y peatones bajo en general y que la mayoría de estos restaurantes están abiertos por menos horas, incluso algunas tiendas son solo de entrega.

Sin embargo, y a pesar de la situación, Starbucks aseguró que “China está mostrando signos tempranos de recuperación. Las tendencias de ventas mejoraron cada semana durante febrero, y en la última semana del mes, alrededor del 80 % de las ventas se produjeron a través de pedidos móviles, incluido el 30 % de entrega”.