Los alimentos ancestrales son aquellos usados por nuestros ancestros indígenas, que aportan gran variedad de nutrientes como minerales, vitaminas, antioxidantes y prebióticos entre otros. Estos alimentos se han ido olvidado con la tecnificación de la industria alimentaria y el procesamiento de los alimentos. Ejemplos de estos son los garbanzos, quinoa, chía, acaí, cúrcuma, calabaza, jengibre, cacao, nueces del nogal, almendras, etc.

Ana María Holguín, nutrióloga de Manitoba, asegura que “los alimentos ancestrales tienes grandes beneficios terapéuticos debido a la cantidad de fitocompuestos, fitonutrientes y compuestos activos que poseen y que definitivamente tienen el potencial de prevenir enfermedades, mantener la salud y mejorar la calidad de vida”.

Según Ana María Holguín, incluirlos en la dieta diaria es muy fácil ya que podemos encontrarlos en su forma natural como legumbre, semillas, pulpa o especias. “Se encuentran en diferentes formas y presentaciones versátiles como mezclas, cremas esparcibles, toppings para ensaladas, entre otros, que hacen la vida más fácil y versátil a la hora de alimentarnos saludablemente, como por ejemplo la línea consciente de Manitoba, llena de alimentos ancestrales en diferentes formas  y presentaciones”, afirma.

Conozca algunos ejemplos:

– La cúrcuma tiene un efecto modulador del sistema inmunológico, mejorando nuestra respuesta a una infección, puede decirse que es un antivirucida y antibiótico natural.

– Los arándanos y el acaí que tienen una carga antioxidante muy importante, son usados en la medicina antienvejecimiento. Además, los arándanos actúan como antisépticos de la vía urinaria.

– El cacao contiene proantocianidinas que refuerzan la salud de nuestro sistema cardiovascular, ya que favorecen la vasodilatación y por tanto modulan la tensión arterial. Además aportan magnesio, grasas saludables y energía.

– Los frutos secos como las almendras, nueces del nogal, marañones y  avellanas, así como también las semillas de calabaza, sésamo y chía aportan una gran cantidad de omega 3.Aportan a nuestro cuerpo vitamina E y C, magnesio, zinc, ácido fólico, e importantes vitaminas y minerales para nuestro cuerpo.

– La quinoa se considera un súper alimento por sus altas concentraciones de proteína vegetal, aporta fibra, vitaminas A, C y E; minerales como calcio, hierro, magnesio, zinc, cobre entre otros. Es una alimento muy versátil que puede usarse de diferentes formas en la cocina.