Camilo Sarasti – Country Manager de iFood Colombia

Antes de la pandemia varios restaurantes, y en especial el sector premium, no ofrecían domicilios de sus establecimientos. Hoy en día los domicilios con o sin plataformas tecnológicas son un must para poder sobrevivir a esta difícil coyuntura. En los restaurantes más gourmet más que comida se vende una experiencia y su producto estrella donde usualmente más se margina, que es el licor, difícilmente la gente está dispuesta a pagarlo en un domicilio. Todo esto ha hecho necesario que el sector se reinvente y las plataformas de delivery de comida sean sus aliados para vender más.

También le puede interesar:  La clase de cocina virtual más grande de Colombia estará de mano de Frescampo y Tulio Zuloaga

El negocio de los domicilios es uno de los pocos que se ha beneficiado de esta pandemia. El mercado de Food Delivery en Colombia y en el mundo no ha parado de crecer y se habla que la industria se adelantó años gracias a la pandemia. Un ejemplo es la compañía alemana Delivery Hero la cual se tomó años en llegar al millón de órdenes diarias y de tres a cuatro millones solo tomó 3 meses. En China la compañía más grande de Delivery se llama Meituan y su capitalización de mercado ha pasado de USD$30 billones a US$165 billones en la bolsa de valores de Hong Kong.

Estas cifras confirman la tendencia del crecimiento del negocio de domicilio de comida a nivel mundial y muchos usuarios que probaron por primera vez pedir un domicilio por una app no van a querer hacerlo de nuevo de la manera tradicional. Estas tendencias hacen que los restaurantes se tengan que adaptar y transformar su modelo de negocio para que atiendan domicilios porque esta pandemia puede extenderse varios meses más y todavía mucha gente va sentir miedo a ir a un restaurante.

Según cifras de Acodres hasta un 40% de los restaurantes del país ha cerrado durante la pandemia, incluyendo muchos emblemáticos como Balzac, Club Colombia, Harry’s Bar. Caminar por la zona T, zona G, la 85 y el parque de la 93 genera una verdadera tristeza. Otros se han transformado como Juan Manuel Barrientos y su restaurante El Cielo el cual envía kits experimentales a domicilios y uno puede tener una experiencia como lavarse las manos con chocolate.

Muy Contactless Store es otro ejemplo de transformación en el sector gastronómico. Su fundador es José Guillermo Calderón que también fundó Domicilios.com y Merqueo, ahora está enfocado en transformar la industria que popularmente se conoce como ‘corrientazo’. Ya tiene cuatro marcas de diferentes tipos de comida y acaba de lanzar el primer restaurante sin contacto humano de América Latina. Se ordena y paga en unas máquinas y se recibe la comida en una barra donde no hay contacto humano.

Mientras tanto las apps de delivery seguiremos transformándonos. Cada vez más nuestros tiempos de delivery son mejores gracias a los modelos de inteligencia artificial y mayor densidad de órdenes. El usuario tiene cada vez más opciones que pedir con múltiples ocasiones de consumo a lo largo el día y ofertas diseñadas acorde con sus preferencias también gracias a modelos de AI.

Para terminar de reformar esta industria todavía falta que el Congreso regule la contribución de la seguridad social de los trabajadores de la economía colaborativa. Ellos se merecen tener derecho a salud y pensión y urge que los que ganen menos de un salario mínimo puedan cotizar de acorde a sus ganancias y no a todo el salario mínimo. Esto es un clamor no solo de los domiciliarios de app de delivery de comida sino de conductores, mensajeros y otras profesiones de la economía colaborativa.

Solo el tiempo dirá qué va a pasar con la industria gastronómica pero el que no se reinvente está condenado a fracasar.