La cena siempre ha sido pensada como el tiempo de comida más difícil porque se tiene la falsa creencia de que es el momento del día en el que se deberían desplazar algunos alimentos en búsqueda de la pérdida de peso o evitar la ganancia del mismo. 

Lorena Gómez, asesora nutricional de Fithub le da tres consejos para diseñar cenas saludables, sin tener que sacrificar ningún macronutriente ni la calidad de la experiencia en el restaurante.

  • Elija buenas fuentes proteicas, ya sean de origen animal (pescado, pollo, huevos, queso), o de origen vegetal (legumbres, hortalizas, marcas sustitutas de carnes animales). Si estás buscando reducir el porcentaje de grasa del plato, te servirá mucho recurrir a las fuentes vegetales. Entre nuestros recomendados de marcas para el mercado institucional encuentras los productos de Beyond Meat, Planeta V y Gardein.
  • Acompañe la fuente proteica con hortalizas, ya que en su composición son ricas en carbohidratos, lo cual permitirá que los comensales absorban mucho mejor la proteína, pero también tengan un aporte proteico que completará el menú. Algunas de las más recomendadas son zanahorias, brócoli, coliflor, ahuyama, puerro, berenjenas y hongos. Puedes hacer ensaladas, cremas, tortillas, arepas, panes, tortas e infinidad de preparaciones. Recuerda siempre combinar muy bien los sabores, las texturas y los colores para generar una experiencia organoléptica mucho ms enriquecedora y atractiva.
  • Escoja una grasa para el plato. Nuestras recomendadas y que funcionan muy bien para mejorar el perfil lipídico, es decir las grasas buenas dentro del metabolismo (HDL) son: aceite de ajonjolí, aceite de oliva, aguacate en una rebanada de 30 gr. aproximadamente, semillas de calabaza y frutos secos. Si la preparación que quiere ofrecer, va a tomar mucho tiempo de cocción y es sometida a altas temperaturas un buen fuete de grasa podría ser la mantequilla clarificada (ghee).

Para más tips y recomendaciones: www.fithub.com.co