La comida de Upper Side, como todo lo que integra este restaurante, siempre ha girado alrededor de lo neoyorquino, algo que el chef Sergio Beltrán se preocupó por estructurar con cuidado desde el primer momento y que refuerza ahora con la presentación de la nueva carta, que renovará casi totalmente las 18 entradas, 22 platos fuertes, seis acompañamientos y cinco postres que ofrece actualmente el menú del que es considerado uno de los mejores restaurantes del país.

Pichan con salsa de mostaza antigua sobre puré de papa y un puré de habas New York, con salsa de vino tinto y tocineta crispy ahumada con romero, son algunas de las nuevas propuestas gastronómicas, al igual que un atún encostrado en quínoa negra, con puré de maíz rústico y vegetales salteados que Beltrán asegura es su plato preferido. “Fue el primer plato de la nueva carta, lo creé con ingredientes que le gustan a mi familia”, explica.

Beltrán define el espíritu del nuevo menú; para él, lo más importante es que los platos estén “bien logrados”. “Que se respeten las características de los ingredientes que lo componen, no solamente que sepa bien, sino que sea una experiencia para el comensal: que tenga colores, aromas, texturas, una presentación que resalte los sentidos”.

Egresado del Instituto Gato Dumas, Sergio Beltrán comenzó su carrera profesional en un tradicional restaurante italiano, luego trabajó durante cuatro años al lado del chef italo peruano Diego Vega antes de que Eileen Sasson y Diego Coria, los creadores de Upper Side, lo llamaran a su cocina, donde comenzó a crear una propuesta de autor sin pretensiones a partir de un concepto claro, trasladar algo del ambiente de La Gran Manzana al norte de Bogotá. “Upper Side nace con el fin de ofrecerle a cada cliente una experiencia única, con un concepto neoyorquino, el cual busca evocar la exclusividad y grandeza de la gran metrópoli”, explica James Latorre, presidente de la junta directiva de Upper Side.

Este gastro –bar ofrece una magnífica oportunidad a sus visitantes de desconectarse de los problemas cotidianos mientras disfrutan de una de las mejores vistas del sector. “Mezclando calidad, hospitalidad y buen servicio se logra una fusión perfecta que logra que cada uno de los clientes se sienta en casa”, asegura Latorre.

Se trata de un lugar ideal para compartir con los amigos, elegir algo de la variada oferta de coctelería o de su exclusiva carta de vinos y disfrutar de una comida que promete convertirse en una verdadera experiencia, especialmente ahora, con su nuevo menú.