Existen diferentes tipos de embutidos. Los cocidos que son aquellos en los que se cuece la carne y se prensa, como es el caso de la butifarra y mortadela. Curados que son los que se conservan macerando la carne en un adobo de especias o pimentón y se deja secar al aire frío y seco hasta que adquieren una consistencia dura como las longanizas, el chorizo, el lomo, el jamón serrano, entre otros. Frescos como las salchichas y por último, están los embutidos de sangre que llevan carne, víceras, manteca, tocino y otros productos.

El salchichón es un tipo de embutido curado que se realiza con carne magra de cerdo y algún contenido de tocino. Se condimenta con sal y se mezcla con algunas especias como pimienta, nuez moscada, clavo o cilantro. Todo ello se deja macerar durante 24 horas y después se coloca en un intestino de vaca o cerdo, colgándose para su curado.

Suele ser utilizado en diferentes recetas de restaurantes gracias a su versatilidad. Funcionan para realizar entradas, para complementar una pasta o una ensalada, o como uno de los ingredientes principales en algún plato fuerte, como sucede en la comida mexicana.

Aportan proteínas de alto valor biológico, péptidos y aminoácidos bioactivos. Tienen cierta porción de ácidos grasos insaturados, minerales (sobre todo hierro y zinc) y vitaminas del grupo B, entre ellas la vitamina B12 que no se encuentra en los vegetales.

Sensorialmente proporcionan gran variedad de gustos y aromas que dependen de la calidad del producto. Por eso, es importante siempre adquirir los mejores, ya que es la clave para que los consumidores brinden una valoración positiva sobre el platillo.

Por otro lado, el embutido cuenta en su mayoría de grasas insaturadas o grasas buenas que ayudan a cuidar el corazón. Solo algunos productos como el chorizo llegan a tener un porcentaje de 35% de grasa saturada. Además el contenido de colesterol de los embutidos curados es mejor que el de otros productos como el huevo, la mantequilla o una ración de calamares. Por ejemplo: por cada 100 gr de salchichón, el cuerpo recibe 72 mg de colesterol, una cantidad parecida a la que aportan otros pescados.

Teniendo en cuenta estos beneficios, no elimine de su menú este ingrediente. Por el contrario, incentive su consumo y prepare nuevos platillos que llamen la atención de los comensales.


Berna es una empresa que se dedica a la  elaboración y comercialización de productos cárnicos que satisfacen las necesidades de los clientes y consumidores. Si desea conocer más sobre su portafolio, llene el formulario que aparece a continuación: