Por regla general los equipos de refrigeración comercial son más robustos que los electrodomésticos fabricados para el hogar, pues fueron diseñados para soportar el trajín de las cocinas industriales. Sin embargo, una manipulación agresiva y desinformada terminará afectando su vida útil, por ello es importante seguir y compartir con su equipo de trabajo las recomendaciones de uso consignadas en el manual del usuario.

Otros aspectos como la instalación, el mantenimiento, la limpieza y las reparaciones también afectan la vida útil de sus equipos de refrigeración, ¿por qué?:

Las ventajas de una buena instalación

La instalación definirá las condiciones en las que el refrigerador trabajará y, por lo tanto, afectará su durabilidad.  Una conexión eléctrica en buen estado donde los cables no tengan ningún remiendo o se vean obstruidos por los rodachines del equipo, y que tenga un polo a tierra, es un requisito indispensable.

¿Qué más se puede hacer en el proceso de instalación? Ubicar el equipo lejos de los puntos de calor del establecimiento y asegurarse de que tendrá una buena ventilación y un espacio ideal para los procesos de mantenimiento. Aunque todos los puntos citados deberán ser revisados periódicamente por el restaurador, tenerlos antes de que el refrigerador entre en operación es un buen indicio de una vida útil extensa.

Mantenimiento y limpieza

Cada mantenimiento que se le realice al equipo debe incluir una limpieza del condensador, y en algunos casos del evaporador. Los condensadores de los refrigeradores comerciales se taponan por la suciedad y el aceite, lo que disminuye la eficiencia del equipo y aumenta su consumo de energía. Además, cuando esta pieza trabaja a medias, sobresfuerza y reduce la vida útil del compresor.

En cuanto a la limpieza, en lo posible, el equipo siempre debe permanecer aseado. Por ejemplo, la acumulación de residuos en las esquinas afecta la calidad de los empaques de las puertas y con el paso del tiempo los rompe.

La recomendación es asear el refrigerador con un trapo húmedo y evitar el uso de limpiadores con ácido clorhídrico o derivados del cloro cuando los equipos son en acero inoxidable, porque estos ingredientes deterioran la calidad del material. Además, se deben evitar los utensilios cortopunzantes en el proceso.

También le puede interesar: Conozca los equipos de refrigeración disponibles para cada negocio

No le huya a las reparaciones

Si su equipo tiene algún daño, no postergue la reparación. La acumulación de daños puede generar averías más complejas y será más costoso solucionarlas. Aunque en muchos casos es difícil encontrar las piezas originales del equipo, los arreglos deben realizarse con repuestos que cumplan con las condiciones técnicas exigidas por el fabricante.

Señales de alerta

Hay dos aspectos claves, uno cuando el consumo del equipo se dispara y otro cuando empieza a tener fallas de funcionamiento. En el momento que alguno se presente revise todos los aspectos citados anteriormente y contacte a su proveedor.

Wonder Cool cuenta con un extenso catálogo de equipos de refrigeración diseñados para cumplir con las necesidades de los restauradores modernos. Si está interesado en recibir más información sobre este proveedor, diligencie el siguiente formulario.