Impulsando el progreso: la apuesta por la transformación del cultivo de cacao en Colombia

Impulsando el progreso: la apuesta por la transformación del cultivo de cacao en Colombia

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

El cultivo de cacao se ha convertido en un pilar fundamental para el desarrollo económico y social del país, pero también enfrenta una serie de desafíos que afectan tanto a los cacaocultores como a las comunidades rurales. Respondiendo a estas necesidades, empresas como Luker han empezado a desarrollar proyectos en distintas regiones del país en pro del campo y de los productores.


En la búsqueda de mejorar la calidad de vida de los productores de cacao en Colombia, Luker ha enfocado sus esfuerzos en ofrecerles conocimientos, herramientas y oportunidades para garantizar mejores condiciones. A través de estrategias como El Sueño de Chocolate, y sus programas como El Efecto Cacao y Maestros del Cacao, la empresa ha logrado impactar positivamente a miles de familias cacaocultoras, promoviendo prácticas sostenibles, desarrollo económico y bienestar social en las comunidades.

Diversificación de ingresos

Uno de los focos de Luker en la región ha sido trabajar por ofrecer a los productores conocimientos, herramientas y oportunidades que les permita no solo mejorar sus prácticas agrícolas, sino también su calidad de vida.

Muestra de ello es el trabajo que la empresa ha realizado para ayudarles a los productores a sacarles mayor provecho a sus terrenos y diversificar sus ingresos. De esta manera, además de sus cultivos principales de cacao, tienen cultivos de naranjas, aguacates, plátano. Con esto cumplen un doble propósito. No solo son una fuente de ingreso adicional, ya que pueden comercializar productos diferentes al cacao, sino que les permite garantizar el sustento de sus familias.

Frente a este tema, Andrea Molina, coordinadora regional de sostenibilidad en Luker Chocolate, cuenta que diversificar el cultivo también les ha permitido mantener sus ingresos cuando la producción de cacao baja por cuenta del mal tiempo o de las enfermedades. “Los cultivos de cacao están muy expuestos a enfermedades como la monilia, la carmenta negra, entre otras, que en algunos casos pueden afectar hasta el 70% del cultivo” cuenta.

De esta manera, cuando estas contingencias suceden, los productores pueden sopesar las pérdidas del cacao con sus otros cultivos y garantizar un ingreso constante. “En las ciudades, nosotros hablamos de un salario mínimo, pero acá no podemos hacerlo. Por esto, al diversificar sus cultivos, es posible establecer un ingreso mínimo que les permita tener una excelente calidad de vida” cuenta Andrea.

Cercanía con los productores y compradores regionales buscando el pago justo

El campo es la principal fuente de recursos de una despensa muy diversa como lo es la colombiana. Sin embargo, situaciones como los intermediarios y el trato poco justo han prendido una alarma sobre cómo el campo agoniza y los productores viven situaciones cada vez menos dignas.

Aunque esta realidad cada día recibe más visibilidad, no se puede desconocer el trabajo que distintas figuras han realizado en todo el país con el fin de velar por un trato más justo con el campo. En zonas como el Huila, por ejemplo, se han creado asociaciones y puntos de compra regionales que trabajan con y para los productores.

En toda la región es posible encontrar puntos de compra regionales que se encargan de recibir el cacao directamente de los productores y ofrecerles un pago justo. Asimismo, existen asociaciones que, a diferencia de los puntos de compra regional, ofrecen a los productores beneficios que se traducen en capacitación, apoyo financiero, asesorías y acompañamiento en general. En el municipio de Rivera, por ejemplo, existe la asociación de Corcacao, fundada en 2021 y conformada por hijos de los productores de la región.

cultivo-de-cacao-luker-chocolate-Huila

Corcacao empezó siendo un punto de compra regional y hoy ya conforma una asociación. 


Esta asociación, al igual que muchas otras, ha trabajado por brindar capacitación, incentivos y acompañamiento a los productores para que puedan mejorar sus cultivos y disminuir las pérdidas.

Y es que tanto para los puntos de compra como para las asociaciones es vital que los cacaoteros produzcan granos de calidad para así para poder garantizar el mejor precio. Según Maicol, responsable del punto de compra de Corcacao, por desconocimiento o falta de herramientas, muchas veces los productores no cuidan lo suficiente las mazorcas de enfermedades o plagas, lo que termina afectando a los granos. Asimismo, no se realizan procesos de fermentación o secado óptimos que permitan obtener un grano de calidad.

En el primer caso, después de que los productores recogen los frutos de los árboles, que se conocen como mazorcas, deben separar la semilla de la cáscara y depositarla en recipientes especiales para iniciar la fermentación. En este punto del proceso, el cacao está en forma de baba y corresponde a más o menos el 70% de la humedad del fruto.

Cuando alcanzan el tiempo óptimo de fermentación, el cacao pasa a un proceso de secado que termina de sacar la humedad del fruto. Estos dos procesos son fundamentales para determinar la calidad del cacao, ya que, si la fermentación o el secado presentan deficiencias, no podrán ser comprados al mismo precio o, en el peor de los casos, no serán ni siquiera recibidos por el comprador.


Para Luker, es sumamente importante acompañar a los productores e impactar su productividad, pero también concientizarlos del rol que ellos tienen dentro de la cadena ambiental y de su responsabilidad con la conservación de los recursos.


Frente a este punto, las asociaciones permiten a los productores vender su cacao en baba y así evitar dos procesos que en muchos casos pueden afectar la calidad del producto final. Según Andrea Molina, aunque esta opción puede representar más de un beneficio para los productores, muchos aún prefieren hacer el proceso completo en sus fincas.

Ahí es cuando tanto Luker como las asociaciones entran para acompañarlos en sus procesos de siembra y cultivo, y darles herramientas suficientes para que puedan sacarle el mayor provecho a su cacao. Las asociaciones, por su parte, los apoyan con acompañamiento y capacitación cuando el cacao no es aceptado por presentar contaminación o afectaciones por cuenta de moho.

Ruta de compra y punto de compra propio

Asociaciones como Corcacao también han creado rutas de compra que llegan a veredas lejanas en las que los productores no tienen facilidad de transportar sus productos hasta los puntos de compra. De esta manera, evitan que la producción de cacao se pierda. “Vamos a donde hay mayor afectación por temas de transporte. Nosotros no contamos con vehículos propios, sino que los alquilamos, y en cada visita podemos traer hasta 1.000 kilos de cacao en un solo viaje” cuenta Pedro.

cultivo-de-cacao-luker-chocolate-Huila

Aunque el punto de compra propio fue inaugurado en 2022, hasta la fecha ya han comprado más de 71.000 kilos de cacao.


Dentro de las iniciativas de Luker también está la creación del punto de compra propio en Gigante. Viendo las dinámicas del territorio y como resultado de la solicitud expresa de los productores, la compañía abrió un punto propio en el mes de febrero. Eso cambió las dinámicas regionales del municipio en la medida en que, al comprar directamente al productor, facilitando los procesos, lo que implica que el productor recibe el valor completo de la compra del cacao.

Trabajo colaborativo

En los últimos años, cada vez es más común ver la intervención de fundaciones, instituciones y ayuda internacional en ambientes rurales y la generación de proyectos en pro del campo. Sin embargo, en muchos casos, los proyectos que se hacen con los productores no están pensados en impactar las dinámicas sociales y económicas, sino cumplir con una agenda.

Y es que es claro que desarrollar este tipo de procesos con poblaciones en las que las brechas de educación, tecnología y económicas están muy latentes es todo un desafío. Sin embargo, parte de la sostenibilidad social está justamente en fomentar mejores prácticas que les permita a los productores no depender de ningún tipo de institución y en cambio tener las herramientas necesarias para desenvolverse en el mercado por sus propios medios.

Cultivo de cacao-Luker-Chocolate

En el caso de los cacaoteros del Huila, diversas instituciones, fundaciones y empresas como Luker han entrado al territorio no solo para cambiar las dinámicas de compra, sino para proveer a los productores con herramientas y conocimiento que les pueda servir después. Así, y como parte de esta consigan, han impulsado planes colaborativos que buscan otorgar beneficios a los productores, pero motivarlos a usar tanto los recursos como las herramientas.

“No queremos generar una situación de regalarles cosas, sino poner a su disposición herramientas y conocimiento a corto, mediano y largo plazo, que les permita tener un accionar que no dependa de nadie, pero con el compromiso de su parte de que lo van a aprovechar” cuenta Andrea Molina.

Respondiendo a este propósito están Maestros del Cacao y El Efecto Cacao, los cuales forman parte de El Sueño de Chocolate y han permitido conectar con los productores, entender sus dolores y contribuir con el cambio.

Maestros del cacao

A la fecha, más de 400 productores se han beneficiado de programas como Maestros del cacao. Mediante la promoción de prácticas agrícolas responsables, este programa no solo ha contribuido con la obtención de mejores ingresos y la calidad de vida de las familias productoras de cacao, sino también ha cambiado la forma en que los productores se relacionan con el campo.

Hoy, no solo se benefician de los cultivos, sino que se han convertido en protectores del medioambiente y voceros de las buenas prácticas.

Don Adolfo es un productor de la zona de Gigante, en el Huila, quien conoce de primera mano los beneficios del programa y el impacto que ha tenido en sus prácticas y la productividad de su finca.

Cultivo de cacao-Luker-Chocolate-Huila-productores

Gracias al trabajo realizado en su finca, don Adolfo se ha convertido en un guardián de los bosques que rodean sus terrenos.


En el 2012 empezó a sembrar cacao, antes de eso subsistía solo con cultivos de maracuyá. Pero, según cuenta, este cambio de cultivo le ha permitido tener independencia y trabajar para él y su familia, y no para terceros. Gracias al acompañamiento de Luker, don Adolfo ha logrado una mejora importante en su productividad, pero, sobre todo, en su relación con la tierra.

Para Luker, es sumamente importante acompañar a los productores e impactar su productividad, pero también concientizarlos del rol que ellos tienen dentro de la cadena ambiental y de su responsabilidad con la conservación de los recursos. De esta manera, parte del acompañamiento y capacitación que reciben está centrado en los sistemas agroforestales, el respeto por la biodiversidad, el cuidado de las fuentes hídricas, entre otras.

El cacao es conocido por su carácter deforestador y, aunque no es tan común en Colombia como lo es en África, sí está asociado a prácticas dañinas con el medioambiente. Con esto en mente, Luker ha trabajado fuertemente con el productor para enseñarle a sembrar en medio de un bosque sin afectar el ecosistema.

En el caso de don Adolfo, su finca colinda con un riachuelo del que se ha convertido en un guardián. No solo está pendiente de conservarlo limpio, sino que ha procurado mantener sus cultivos lejos de la rivera para prevenir su contaminación por cuenta de agroquímicos, sedimentos y materia orgánica.

Asimismo, los desperdicios propios de su labor con el cacao lentamente se han convertido en parte del abono que alimenta los cultivos. Con esto, las cáscaras de la mazorca que antes desechaba ahora se convierten en abono, juntos con otros desperdicios orgánicos provenientes de su cocina.

Finca La Esperanza

Esta finca familiar, ubicada en el municipio de Pital, empezó a sembrar cacao común desde hace dos generaciones. Hoy, gracias a la intervención y el trabajo realizado en conjunto con varias instituciones, entre ella Luker, ha logrado regenerar sus cultivos para producir cacao de la mejor calidad.

Don Ricardo, el orgulloso dueño de esta finca, cuenta que gracias al proyecto con Luker no solo ha mejorado sus procesos con el cacao, sino que ha conocido realmente la tierra. “Hemos aprendido mucho porque tenemos muchas capacitaciones, aprendemos a conocer, a distinguir, a valorar, uno a veces tiene algún tipo de árbol, de flora, fauna y no es capaz de reconocerlo ni valorarlo” cuenta.

Cultivo de cacao-Luker-Chocolate-Huila-productores

Don Ricardo, además de participar de los programas impulsados por Luker, hoy también hacer parte de una asociación en la región de Pital. 


En su finca, don Ricardo tiene cultivos de yuca, plátano, banano, limones, mandarinas, guanábana, caña, achira, jengibre, maíz, fríjol. Alimentos que no solo sirven para proteger sus cultivos del sol, sino que son la fuente principal de su despensa.

La capacitación también ha incluido la creación de viveros, la plantación de semillas, sus cuidados, pero también les ha enseñado a administrar su negocio. Para Luker es muy importante concientizar a los productores sobre el valor de su trabajo y de sus cultivos, para que sean ellos quienes pongan precio a lo que tanto trabajo les cuesta cultivar. Así, los programas de capacitación incluyen tareas administrativas que les permitan llevar el control de sus gastos y al final de cada venta, analizar su inversión y sus ganancias.

Sobre este punto, don Ricardo hace una apreciación que resume esta iniciativa: “Ya no debemos hablar de un pedacito de tierra, una finquita, sino de una empresa y esta es mi empresa, llamada Finca La Esperanza”.

Te podría interesar...

Lo más leído

Alimentos de origen vegetal: 3 estrategias para impulsar el mercado colombiano | labarra.com
Productos de origen vegetal

El mercado plant based en Latinoamérica y Colombia ha penetrado lentamente, pero de forma ...

Equipo editorial LA BARRA・May 4, 2023
reforma-laboral-colombia-2023-restaurante-y-bares
Novedades del sector

Gestada para hacerle frente a la informalidad y al desempleo, el sector de los restaurante...

Ángela Delgado・Jun 9, 2023
Imagen
Marketing B2B

Queremos compartir con nuestros lectores y clientes un grato hito en la historia de nuestr...

・Jul 6, 2018
plásticos de un solo uso
Restaurantes

Con la Ley 2232 de 2022, los restaurantes enfrentaron una problemática en cuanto a la disp...

Ángela Delgado・Mar 10, 2023

Notas recomendadas por el editor

26/05/2008

Ferias comerciales y de negocios cortas toman f...

Ferias comerciales y de negocios cortas toman fuerza Una nueva modalidad de ferias comerciales y de negocios toma fuerza en el país. Se

LEER MÁS »

11/10/2011

Salario emocional: motor de gente feliz y produ...

María Paula Ospina Perdomo La rotación de personal genera unos costos muy altos para la organización ya

LEER MÁS »

21/11/2008

Nueva Distinción Internacional para Mausi Sebes...

NUEVA DISTINCIÓN INTERNACIONAL PARA MAUSI SEBESS El pasado mes de junio, la Orden de los Caballeros de la Mesa Blanca, de Budapest,

LEER MÁS »