Las plantas aromáticas y especias lograron una producción de 20.366 toneladas con un total de ventas de 37,2 millones de dólares, en años anteriores, en el país. Esta industria genera más de 40.000 empleos directos e indirectos a nivel nacional, según el Ministerio de Agricultura.

Contribuyendo con innovación en sabores y nuevas técnicas para producir gran variedad de sazonadores y colorantes naturales, las empresas Asociación Agropimentera del Valle Del Guamuéz – ASAPIV en Putumayo y Agroindustria del Pacifico S.A.S en Chocó exhiben sus productos, que le dan sazón al ecosistema de Agroindustria y Alimentos de Econexia.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Agricultura, la producción de plantas aromáticas y especias logró 20.366 toneladas en años anteriores, con un crecimiento de más del 20 % y un total de 37,2 millones de dólares en ventas. En esta línea, un estudio realizado por Procolombia revela que, en Colombia, gracias a sus ventajas climáticas y el uso de suelos, se genera el cultivo de aproximadamente 400 especies de plantas aromáticas y medicinales.

Dadas estas condiciones, el país cuenta con 130 especies altamente comercializadas en el mundo y capacidad de producir todo el año. El principal destino es Estados Unidos, a donde llega 70 % de las aromáticas locales.

Una de esas empresas es la Asociación Agropimentera del Valle Del Guamuéz, ASAPIV, que es una organización sin ánimo de lucro, constituida en 2009. “Hemos sido favorecidos por estar participando en las vitrinas de Econexia junto al apoyo de otras entidades que nos han ayudado a visibilizar nuestros cultivos de pimienta desde el Putumayo. Fue así como logramos reemplazar desde hace 10 años los cultivos de coca por pimienta contribuyendo a la paz del país”, resaltó Diego Rodríguez tesorero de la Junta Directiva de ASAPIV. En 2015 la organización fue ganadora del premio Emprender Paz por su aporte en la construcción de un nuevo país.

Actualmente ASAPIV cuenta con 20 fincas certificadas por el Instituto Colombiano Agropecuario –ICA- en Buenas Prácticas Agrícolas -BPA-, proceso que se realizó con el apoyo del gobierno nacional a través de la Unidad Administrativa para la Consolidación Territorial -UACT-, en acompañamiento de la administración municipal, la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito -UNODC- y con la asesoría del mismo ICA.

Por otro lado, Etty Cecilia Parra, gerente general de Agroindustria del Pacifico S.A.S, en Chocó trabaja en el cultivo y producción de la planta de achiote como un colorante completamente natural con sello colombiano desde hace 16 años. “Este es uno de los pocos cultivos en Chocó que es administrado y desarrollado por mujeres cabezas de familia y ha sido muy satisfactorio hacer parte de las vitrinas de Econexia para promover nuestros productos”, destacó Parra.

Esta empresa desarrolla el cultivo y procesamiento del achiote sus derivados en alimentos, colorantes y textil elaborados con prácticas de sostenibles. Entre sus referencias ofrecen achiote entero en polvo fino en frasco redondo por 150 gramos, granos secos de achiote en bolsa de 15 kilos con certificación BPA y aceite de achiote vegetal para diversos usos.  “En nuestro cultivo procuramos manejar prácticas para preservación del medio ambiente del Chocó. Además, el achiote que producimos ofrece un incomparable color rojizo que adorna y da sabor a las comidas”, explicó Parra.

En este 2021, esta organización también está innovando, con el desarrollo del cultivo de la pimienta del Pacífico reconocida como el pipilongo, que es el nombre común de un arbusto mediano y cuyo fruto, una vaina rugosa de color verde se ha utilizado tradicionalmente por comunidades rurales para aromatizar y dar sabor a alimentos de manera artesanal.