El 93% de los profesionales de mercadeo creen que el marketing inclusivo representa un potencial comercial para conectar con sus audiencias.

En la actualidad, los departamentos de mercadeo están buscando nuevos horizontes con el propósito de personalizar sus canales y lograr una conexión real con el cliente a través del denominado Marketing Inclusivo.

En esta búsqueda, han surgido tendencias que cada vez son más potentes en el sector, como lo es el Marketing Inclusivo. Según el reporte Future Focus 2020: Los próximos diez años, realizado por iProspect, esta forma de hacer mercadeo se enfoca en que cada grupo de ciudadanos se sienta genuinamente reconocido con el producto o servicio que se ofrece, estableciendo nuevos terrenos de diferenciación y construyendo relaciones a más largo plazo, en los que se aumenten los ingresos generales de las estrategias.

Aunque esta estrategia promete ser el camino para conectar con las audiencias en este 2020, muchos de los departamentos de mercadeo ignoran por completo el Marketing Inclusivo, e incluso, la gran mayoría no sabe cómo implementarlo.

Según un estudio de Ipsos en 28 países, siete de cada diez hombres y mujeres dicen que la mayoría de la publicidad no refleja el mundo que los rodea y el 63% no se ve representado en la mayoría de anuncios. A pesar de esto, el 93% de los profesionales de este negocio cree que el Marketing Inclusivo representa un potencial comercial gigantesco que permitirá a las empresas conectar mejor con sus audiencias.

Los estereotipos y la falta de representatividad no son exclusivos de la publicidad; son problemas sociales reales. En iProspect creemos que es fundamental que las organizaciones evalúen realmente cuán diversos e inclusivos son sus equipos, no solo en comparación con los puntos de referencia de la industria, sino con la población general y su audiencia. Una organización puede ser capaz de encontrar formas inclusivas de trabajo que dan como resultado un Marketing Inclusivo, mejorando los resultados y las experiencias de los clientes con un cambio en la mentalidad”, afirma Antonio Abello, Chief Client Officer de Dentsu Aegis Network.

Según el reporte, esta estrategia se trabaja en tres ejes principales: el primero apoyado en la recopilación de datos y orientación de audiencias para adaptar las campañas.

El segundo, enfocado en personalizar los mensajes para diferentes audiencias y situaciones, priorizando las señales de los datos relevantes para las campañas. Y por último, la implementación de capacitaciones apropiadas en el proceso de diseño de campañas, tecnologías, productos y experiencia general del consumidor.

A medida que el mundo se vuelve más diverso y cambiante por la pandemia de la COVID-19, las organizaciones no pueden esperar a que las minorías influyan en el promedio antes de incluirlas en sus planes de marketing. Es necesario que los departamentos de mercadeo tengan en cuenta a cada grupo a través del Marketing Inclusivo y la personalización de datos. La inclusión cada vez se convierte en la nueva norma.

Las marcas que realmente comprenden y actúan bajo esta vertiente, cosechan beneficios sustanciales más allá del aumento de los recursos en las estrategias, y le apuntan a identificar y empatizar con todos los sectores de una población cambiante y cada vez más humana.