La cadena de comidas rápidas anunció el pasado lunes en horas de la noche que los restaurantes que son propiedad de la compañía cerrarán las áreas de consumo que se encuentran dentro de los restaurantes, además de quioscos de bebidas de autoservicio y demás locaciones donde se concentren sus consumidores.

En base a lo anterior, la empresa comentó que en el transcurso de estos tiempo de alerta por el virus COVID – 19 adoptarán las medidas de comida para llevar y McDelivery.

Además la cadena dijo que espera que la mayoría de los restaurantes sigan su ejemplo y cierren los lugares de concentración: “Nuestros franquiciados independientes continúan enfocándose en las necesidades de sus consumidores locales y toman decisiones seguras y responsables. Se recomienda encarecidamente a las demás franquicias que adopten procedimientos de operaciones similares mientras mantienen las necesidades sus compradores en el centro de sus decisiones”.

El comunicado de la compañía surgió poco después de que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump presentara las pautas para frenar la propagación del nuevo coronavirus. Si bien el gobierno federal no recomendó cerrar los restaurantes, Trump y las autoridades sanitarias sugirieron limitar las reuniones grupales a 10 o menos personas y evitar visitar restaurantes y bares.

Le puede interesar: Claves pata que el teletrabajo sea exitoso