LastFood es una start-up de Colombia con base en Medellín que se presenta como una opción para reducir desperdicios al tiempo que se ahorra dinero.

Esta idea de negocio busca ofrecer a los comensales opciones para comer y mercar a un precio justo al tiempo que se cuida el medio ambiente. Para los establecimientos gastronómicos el gran beneficio es el de poder monetizar excedentes o productos que no se vendieron durante el día.

Según explican Miguel Rengifo e Ilaria Palombo, gestores de la idea, hacer parte de LastFood puede representar un ahorro de, mínimo, $400.000. “Siempre le preguntamos a los restaurantes sobre los desperdicios y su respuesta era que no tenían. Sin embargo, sí nos decían que todos los días sobraban entre tres y cinco platos de comida que regalaban”. La idea entonces es que esos excedentes puedan ser comercializados a través de la plataforma: “venderlos a precios más bajos. No lo ofrecemos como una fuente de ingresos. Es, más bien, un último recurso para recuperar gastos de producción”, explican.

Lea también: Conozca la plataforma que revoluciona el mercado de recetas porcionadas en Colombia

A través de WhatsApp los establecimientos comunican la disponibilidad de los platos. Esta información luego puede ser consultada por los consumidores a través de un chat en el Messenger de Facebook.

La logística de entrega la hace directamente LastFood para garantizar un buen servicio. “Nuestra flota está compuesta solo por mujeres pues hay más cifras de desempleo en la población femenina”.

La idea de rescatar comida de restaurantes, panaderías y reposterías puede encontrarse en Instagram como @lastfood_co.