En el universo de las carnes rojas, la de búfalo es una de las menos populares entre los consumidores de la región. 

Su fórmula alta en minerales y sus menores componentes de grasa y calorías, en comparación con la carne de res, ha comenzado a conquistar a  cocineros, quienes ven en este producto una nutritiva solución para deleitar los paladares de los amantes de los filetes y los cárnicos, en general.

Para Jean Carlos Nieto, cofundador de Buffalo City, una propuesta gastronómica colombiana de comidas rápidas a base de carne de búfalo, si bien este es un mercado con un futuro prometedor en Colombia, todavía es  desconocido en el país, hecho por el que se ha convertido en blanco de mitos y tabúes.

Pero, ¿cuáles son esas falsas ideas que más surgen entre la gente alrededor de la carne de búfalo? Nieto responde:

  1. La carne de búfalo es dura: Falso. La dureza de esta proteína, al igual que otras de la categoría de carnes rojas, depende de la técnica de ceba a la que se somete el animal. Es decir, si un búfalo se sacrifica a sus 16 meses, su endurecimiento no es el mismo que si se hace en un periodo de 7 años.
  2. La carne de búfalo no tiene sabor: Falso. La carne de búfalo, similar a todas las proteínas, es un alimento que si se sabe preparar, genera sabores exquisitos. Esto, gracias a su alto porcentaje de agua, grasa blanca y minerales.
  3. La carne de búfalo es negra: Falso. De acuerdo con el experto, este es uno de los mitos que más se replica entre campesinos y habitantes de zonas rurales, debido a que la gente piensa que por su poco pelaje y su frecuente contacto con lodazales, su carne tiende a ser negra.
  4. La carne de búfalo es dañina para el cuerpo: Falso. La carne de búfalo es una de las carnes rojas más nutritivas y saludables, ya que posee un buen porcentaje de proteínas, minerales y Omega 3 y 6. Además, en comparación con la de res, cuenta con un 40 % menos de colesterol y un 55 % menos de calorías.
  5. La carne de búfalo tiene muchos químicos: Falso. Esta carne es considerada una de las proteínas más orgánicas del mercado, debido a que la crianza del búfalo tiene una menor traza de medicamentos químicos y no requiere hormonas de crecimiento. Además, la tierra en donde se crían estos animales, no necesita uso de herbicidas.

Lea también: Comida rápida con carne de búfalo, una apuesta de emprendedores colombianos

“La carne de búfalo no sólo representa una opción de alimentación saludable, sino también una solución que impacta positivamente al medio ambiente, ya que durante su ciclo de vida, este animal genera pocas emisiones de metano y oxigena el agua, gracias a su alto consumo de buchón, una planta invasora que crece entre los afluentes  y que amenaza la supervivencia de peces”, añade Nieto.

Según un análisis de Buffalo City, en la actualidad, Colombia cuenta con una población de búfalos de cerca de 250 mil cabezas y ocupa el tercer lugar de países sudamericanos con mayor producción de alimentos derivados de la leche de búfala, después de Brasil y Venezuela. Además, se estima que el consumo de carne de este animal se ubica entre las preferencias de un 3 y 5 % de los consumidores en el país.